X

Tras el escándalo por abusos sexuales, el Nobel de Literatura no se entregará este año

Debido a la grave crisis que atraviesa la Academia Sueca, el galardón de 2018 será concedido el año próximo junto con el de 2019.

El año próximo se otorgarán dos Nobel: el correspondiente a 2018 y el de 2019.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/05/2018 12:36
PUBLICIDAD

El Premio Nobel de Literatura, máximo galardón de las letras mundiales, no se entregará este año, a causa del escándalo de filtraciones y supuestos abusos sexuales que colocó a la Academia Sueca en una crisis histórica, algo que no ocurría desde 1943, en plena Guerra Mundial, informó Télam.

La Academia informó que debido a la grave crisis que atraviesa, el fallo se aplazará a 2019, por lo que el año próximo se otorgarán dos Nobel: el correspondiente a 2018 y el de 2019.

Esta decisión, que había sido deslizada como una posibilidad en las últimas horas, se produjo tras la salida de ocho de sus dieciocho miembros, dos menos de los necesarios para tomar decisiones sobre los escritores galardonados.

Una medida de esta naturaleza no ocurría desde hace siete décadas, y se adoptó por la pérdida de “confianza” del mundo exterior en la institución y por su propio “debilitamiento” tras la salida de ocho de sus miembros.

La Fundación Nobel, que apoyó la resolución, sostuvo que la entrega de los galardones fueron aplazadas en varias ocasiones durante la historia de los premios, al señalar que “una de las circunstancias que puede justificar una excepción es una situación tan grave en la que la institución que galardona no sea percibida como creíble”.

La última vez que ocurrió esto fue en 1949, cuando el Comité Nobel consideró que ningún aspirante cumplía los criterios y reservó el premio para el año siguiente, en el que se entregaron a William Faulkner y Bertrand Russell.

La institución también atravesó otros momentos críticos, como la cuestionada decisión de premiar en 1974 a dos escritores suecos que formaban parte del comité, o las salidas de dos miembros en 1989 en protesta por la negativa de la academia a condenar la emisión de una “fatwa” (edicto islámico) contra el novelista británico Salman Rushdie.

Si bien el proceso de selección de candidatos para el Nobel de Literatura de este año transcurría al ritmo habitual, era “necesario que la Academia tenga tiempo para recuperar su fuerza plena, involucrar a una cantidad mayor de miembros activos y restaurar la confianza en ella antes de elegir un nuevo galardonado”, señala el comunicado de la institución.

Los diez miembros de la Academia, que ayer se reunieron para discutir la cuestión, coincidieron en la necesidad de desarrollar un nuevo marco de trabajo, una tarea que ya está en marcha y que incluye modernizar los estatutos y las rutinas sobre parcialidad y reforzar la confidencialidad.

El secretario provisional de la Academia Sueca, Anders Olsson, destacó en el comunicado que la crisis actual implica “exigencias altas para un trabajo de cambio a largo plazo y contundente”.

El escándalo estalló en noviembre, cuando el diario Dagens Nyheter publicó la denuncia anónima de abusos y vejaciones sexuales #Metoo, realizada por 18 mujeres contra el artista Jean-Claude Arnault, muy vinculado a la academia a través de su club literario y esposo de una de sus miembros, Katarina Frostenson.

Al estallar el caso, la academia cortó la relación privilegiada y encargó un informe externo, mientras varias mujeres interponían denuncias y la fiscalía abría una investigación, en medio de duras críticas del mundo cultural a la institución.

El informe, además, reveló que Arnault había filtrado el ganador del Nobel en siete ocasiones, que Frostenson era copropietaria de la sociedad que controla el club literario “Forum” -dirigido por Arnault- y que podría haber irregularidades en la financiación recibida por esa organización de la Academia, por lo que recomendaba una denuncia.

A raíz del escándalo la Academia cortó la relación con Arnault y dispuso una auditoría sobre sus relaciones con la institución, pero desacuerdos internos en las medidas a tomar provocaron renuncias, acusaciones y las salidas, entre otros, de la secretaria, Sara Danius, y de Frostenson.

El informe descarta que Arnault haya influido en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico recibido incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria de la sociedad que controla el club; y confirma que la confidencialidad sobre el ganador del Nobel fue violada en varias ocasiones.

Por otro lado, tres fuentes diferentes confirmaron al diario español ABC que fueron testigos hace dos décadas de cómo Arnault se sobrepasaba con la princesa Victoria de Suecia durante un encuentro en la Villa de la Academia Sueca en Djurgården, en Estocolmo, donde visiblemente disgustada trataba de apartarse discretamente, para evitar el escándalo, después de que Arnault le tocase el trasero.

El rey Carlos XVI Gustavo, protector de la Academia, anunció el mes pasado una reforma de sus estatutos (que datan de 1786) para permitir la renuncia real de sus miembros, por deseo propio o tras dos años sin participar activamente, y la posibilidad de que sean reemplazados, ya que las renuncias hasta ahora eran simbólicas ya que la pertenencia era de por vida.

Esa modificación se enmarca en una tarea que incluye también, según la Academia, mejorar las rutinas sobre parcialidad y reforzar la confidencialidad en torno a las decisiones sobre el Nobel.

Solo dos de los ocho miembros que dejaron la academia presentaron su renuncia formal, por lo que Anders Olsson confía en que el resto reconsidere su decisión. Pero la reconciliación no parece sencilla, ya que Kjell Espmark, que renunció hace un mes, reveló hoy que él y otros tres académicos, Danius incluida, pidieron en una carta a la Fundación Nobel una comisión de crisis para investigar a la institución, consignó la agencia EFE.

Espmark lamentó la “decadencia moral” de la academia, que cedió a la corrupción, la arrogancia y “valores machistas podridos” y antepusieron amistades personales a su responsabilidad.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR