X

¿Qué es un “acuerdo Stand-By” del FMI?

Esta herramienta financiera permite al Fondo responder rápidamente a las necesidades de financiamiento externo de los países y respaldar políticas que los ayuden a salir de las crisis y volver a un crecimiento sostenible.

Esta herramienta financiera permite al Fondo responder rápidamente a las necesidades de financiamiento externo de los países.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 10/05/2018 09:46
PUBLICIDAD

El Acuerdo de Derecho de Giro, también conocido como Acuerdo Stand-By, constituye el instrumento crediticio típico empleado por el Fondo para otorgar préstamos a los países de mercados emergentes y avanzados. Según lo explica el mismo FMI en su página web cumplen con ciertos requisitos:

Elegibilidad

Todos los países miembros que enfrenten necesidades de financiamiento externo son elegibles para acceder a un Acuerdo Stand-By, con sujeción a las políticas del FMI.

Duración

La duración de un Acuerdo Stand-By es flexible, y generalmente abarca un período de 12–24 meses, pero no mayor de 36 meses, acorde con la necesidad de atender problemas de balanza de pago a corto plazo.

Términos del préstamo

Este criterio se guía por la necesidad de financiamiento del país, su capacidad de pago y su historial en el uso de los recursos del FMI. Dentro de esas directrices, el Acuerdo Stand-By brinda un margen de flexibilidad en cuanto al monto y la oportunidad del préstamo para contribuir a satisfacer las necesidades de los países prestatarios, como en los siguientes aspectos:

Acceso normal: los límites de crédito se incrementaron para que los países puedan acceder al financiamiento por hasta el 145% de su nueva cuota en cualquier período de 12 meses, y para que tengan un acceso acumulado a lo largo de la duración del programa de hasta 435% de su nueva cuota (deducidos los reembolsos).

Acceso excepcional: el Fondo puede prestar fondos por encima de los límites normales según cada caso en el marco de su política de acceso excepcional, que implica un análisis más riguroso por parte del Directorio Ejecutivo del organismo. Durante la actual crisis económica mundial, los países que enfrentan fuertes necesidades de financiamiento han podido recurrir a los Acuerdos Stand-By de acceso excepcional.

Acceso con mayores desembolsos iniciales: el nuevo marco de los Acuerdos Stand-By brinda mayor flexibilidad para otorgar mayores desembolsos iniciales de fondos cuando así lo justifiquen la solidez de las políticas del país y la naturaleza de sus necesidades de financiamiento.

Acceso rápido: el respaldo del FMI puede acelerarse mediante el Mecanismo de Financiamiento de Emergencia, que posibilita la rápida aprobación de los préstamos del organismo. Este mecanismo fue utilizado en varias ocasiones durante la última crisis.

Acceso precautorio: el nuevo marco del Acuerdo Stand-By amplió el rango de los acuerdos precautorios de alto acceso, un tipo de servicio de aseguramiento frente a necesidades de financiamiento potenciales muy cuantiosas. Los acuerdos precautorios se emplean cuando los países no tienen intención de utilizar los montos aprobados, pero conservan la opción de hacerlo si llegaran a necesitarlos.

La duración de un Acuerdo Stand-By es flexible.

Condiciones enfocadas en objetivos

Cuando un país solicita un préstamo al FMI, acuerda ajustar sus políticas económicas para superar los problemas que lo llevaron a tener que pedir financiamiento en primer lugar. Estos compromisos, incluida la condicionalidad específica, se describen en la carta de intención del país miembro.

El FMI introdujo más reformas a las condiciones de sus préstamos para poner el foco en criterios que sean mensurables y observables.

Condiciones cuantitativas: se hace un seguimiento de los avances de los países prestatarios a partir de metas cuantitativas para los programas (criterios de ejecución cuantitativos y metas indicativas). Los desembolsos del FMI están supeditados a la observancia de los criterios de ejecución cuantitativos, a menos que el Directorio Ejecutivo decida suspender su aplicación.

Medidas estructurales: se eliminaron los criterios de ejecución estructural. En su reemplazo, el avance en la implementación de las medidas estructurales que sean cruciales para lograr los objetivos del programa se evalúa de manera integral, entre otras cosas mediante parámetros de referencia en ámbitos de política clave, en el contexto de las revisiones de los programas.

Frecuencia de las revisiones: las revisiones regulares cumplen un papel fundamental en la evaluación del desempeño logrado en el marco del programa y permite que este se adapte a los acontecimientos económicos. El marco del Acuerdo Stand-By permite que la frecuencia de las revisiones se determine en forma flexible en función de la solidez de las políticas del país y la naturaleza de sus necesidades de financiamiento.

Términos de los préstamos

Reembolso: el pago de los recursos tomados vence dentro de 3-5 años de efectuado el desembolso, lo que significa que cada desembolso se reintegra en ocho cuotas trimestrales iguales a partir de los 3 años posteriores a la fecha de cada desembolso.

Tasa de préstamo: comprende 1) la tasa de interés de los Derechos Especiales de Giro (DEG) determinada por el mercado —con un nivel mínimo de 5 puntos básicos— más un margen (actualmente, 100 puntos básicos), que juntos representan la tasa básica de cargo, y 2) sobretasas, que dependen del monto y el plazo de reembolso del crédito. Se paga una sobretasa de 200 puntos básicos sobre el monto del crédito pendiente que supere el 187,5% de la cuota. Si el crédito se mantiene por encima del 187,5% de la cuota después de tres años, esta sobretasa se eleva a 300 puntos básicos. Estas sobretasas tienen por objeto desalentar un uso importante y prolongado de los recursos del FMI.

Comisión inicial: los recursos comprometidos en virtud de cualquier tipo de Acuerdo Stand-By están sujetos a una comisión inicial cobrada al comienzo de cada período de 12 meses por los montos que podrían ser utilizados durante el período (15 puntos básicos por los montos comprometidos hasta el 115% de la cuota, 30 puntos básicos por los montos comprometidos que superen el 115% hasta el 575% de la cuota y 60 puntos básicos por montos que excedan el 575% de la cuota). Estos cargos son devueltos prorrateados si los montos se giran durante el período pertinente. En consecuencia, si el país toma en préstamo todo el monto comprometido conforme a un Acuerdo Stand-By, la comisión inicial es reembolsada íntegramente. Sin embargo, no habrá reintegro alguno en el marco de un Acuerdo Stand-By precautorio cuyos fondos no sean utilizados por los países.

Cargo por servicio: sobre cada monto utilizado se aplica un cargo por servicio de 50 puntos básicos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR