X

“No es fácil ser una mujer golpeada”, las declaraciones de la ex de Enrique Cabrera

La mujer tuvo un contacto con la prensa en Villa Mercedes y contó cómo se encuentra después del episodio de violencia que vivió con el ex funcionario a quien denunció por agresiones físicas.

El caso es investigado por el juzgado Correccional y Contravencional de Villa Mercedes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 16/05/2018 20:03
PUBLICIDAD

Dijo que confía en la Justicia y pidió “respeto en este momento por no poder expresar mucho más”. El mismo día, Cabrera también hizo declaraciones periodísticas y volvió a desmentirla.

“Hay un menor de edad al que tenemos que preservar y existe una situación que se generó, muy conflictiva y dañina de la que prefiero expresar en otra oportunidad todo lo que sucedió”, consideró la mujer en diálogo con algunos periodistas.

Dijo que en este momento trata de “estar fuerte”, aunque “no es fácil ser una mujer golpeada” porque “es muy duro tener que continuar”. Remarcó que “la vida continua, las mujeres somos fuertes y sabemos salir adelante”.

El pasado fin de semana, Sosa denunció a Enrique Cabrera en la Comisaría Nº 9 de Villa Mercedes por violencia de género, y después ratificó la denuncia ante el juez Correccional y Contravencional, Santiago Ortíz de esa ciudad.

En la presentación, expuso que Cabrera fue a su vivienda para intentar hablar con el hijo que ambos tienen en común. Lo dejó ingresar, pero el menor no quiso salir de su habitación para dialogar con su padre.

Luego, la mujer, que también se desempeña como funcionaria en el Gobierno provincial, se dirigió al baño y allí el secretario de Transporte subió las escaleras para hablar con el adolescente y “lo agarró del cuello”.

También aseguró que después el ex funcionario le agarró uno de sus pechos, puso su brazo en el cuello y la empujó contra la pared.

Debido a los gritos, el chico junto a su hermano acudieron para separarlos y calmar a Cabrera, pero lejos de eso, el hombre golpeó al menor, según la versión de la madre.

“Es un momento muy difícil. Mis hijos están bien, por supuesto en una situación que no es fácil pero tienen una madre con fuerzas que nunca va a dejar de estar a su lado”, concluyó Sosa.

“No le pegué, no hice nada de lo que dice”

El ex ministro de Transporte sostuvo que está “recibiendo atención psiquiátrica” en Mendoza debido a que “no puede ver a su hijo”.

También afirmó que recibió violencia de “la otra parte” aludiendo a Carolina Sosa y el hijo en común que tienen.

En conferencia de prensa, Cabrera dio su postura sobre la denuncia de violencia de género. Y en ese sentido desmintió el hecho y afirmó: “La violencia de género hacia una mujer no la realizaría”.

“No le pegué, no hice nada de lo que dice. Sí hubo una agresión de la otra parte, tengo quebrada una costilla”, dijo el ex secretario de Transporte.

Respecto a la renuncia a su cargo remarcó que la principal razón fue “tener el derecho de vindicación” y así no afectar “la cuestión institucional”.

La vindicación es una figura establecida en el artículo 28 de la Constitución provincial a la que debe someterse todo funcionario público que es acusado de cometer ilícitos durante su función; pero en este caso se está en presencia de un hecho de la vida privada.

En diálogo con los periodistas indicó que en el último tiempo recibió “tratamiento psiquiátrico” en Mendoza porque “no puede ver a su hijo”, y añadió que tiene certificados “que lo prueban”.

Por otra parte solicitó que la Justicia actúe y realice una pericia psicológica tanto para él como para Sosa. Siguiendo la misma línea pidió atención para el menor.

“El problema es que mi hijo cambió rotundamente. Quiero saber por qué o por quién cambió. Quiero tener el derecho de verlo; en 8 meses una sola vez fue a mi departamento ubicado en la ciudad de San Luis. Cada vez que voy a la casa lo veo dos minutos y ahora no me quiere ver”, resaltó.

En cuanto al hecho en sí, dio su versión y dijo que su ex pareja hizo un “acting”, dado que  “nunca existió nada previamente a esto”.

“Entramos todos juntos a la casa el domingo, yo los esperé en la camioneta porque fueron a almorzar a otro lado, esperé como media hora, me bajé y entramos los cuatro”, relató en relación a ese día.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR