X

Estaba procesado por “abuso sexual” pero gozaba de libertad; la Justicia ordenó mandarlo a la cárcel

Se trata de Federico Guidugli quien había sido procesado en noviembre de 2016. En su contra hay pruebas que demuestran que filmaba con cámaras espías a las hijas de su pareja cuando se bañaban.

Foto Archivo.
La familia de las víctimas hicieron marchas y profundizaron sus reclamos para que el acusado esté preso.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/05/2018 19:13
PUBLICIDAD

Tras el recurso de casación que interpuso la madre de las chicas, Andrea Calderón, este viernes se conoció la decisión del Superior Tribunal de Justicia. El hombre volverá a la cárcel y allí esperará el momento del juicio oral.

“Es una buena noticia para toda mi familia. Mis hijas hoy tiene 17 y 14 años, y nos sentimos más resguardadas, inclusive podrá continuar la investigación, ya que con él libre esto era tremendo”, contó Calderón en un contacto que mantuvo con los medios esta mañana.

El juez Sebastián Cadelago Filippi procesó a Guidugli el 27 de noviembre de 2016 por “abuso sexual gravemente ultrajante” y por “abuso sexual simple”, en contra de las dos hijastras. Hace 8 meses había sido liberado por Cámara Penal 2, según recordó Calderón, pero el jueves se ordenó su inmediata detención.

De las pericias a la computadora familiar se pudo conocer con certeza que el acusado, un exempleado bancario de San Luis, filmaba a las chicas cuando entraban al baño, y también en otros sectores de la casa donde escondía dispositivos tecnológicos para registrar sus movimientos.

También las pruebas en su contra son los testimonios que la Justicia pudo sumar de las entrevistas que les hicieron a las menores en la Cámara Gesell. Los datos agrupados confirman que el hombre además drogaba a sus víctimas para manosearlas.

Calderón tuvo su tercera hija con Guidugli, y cuando a finales de 2016 conoció de los abusos decidió denunciarlo. “Nunca más lo volví a ver gracias a Dios, estamos con restricción de acercamiento. Sé que vivía una vida normal, viajaba a conciertos a Buenos Aires y demás. También me pidió los pasaportes mediante carta documento, el tiene ciudadanía italiana, los había dejado acá en mi casa y eso significa el riesgo de que se fugara”, remarcó la mujer en sus declaraciones a los periodistas.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR