X

“Todo lo que hacemos es prevenir; la droga está en todos lados”

Así reflexionó el padre Alan Sosa Tello de la parroquia San Roque donde se realiza un trabajo de “prevención” para sacar a los chicos de la calle.

En la parroquia también trabajan para contener a los chicos de la droga, un flagelo que se percibe en todos los barrios.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/05/2018 12:33
PUBLICIDAD

“Todo lo que hacemos es a modo de prevenir y observar; quitarle con nuestras actividades la calle a los chicos, que es el lugar natural donde se desarrollan estas cosas”, remarcó el sacerdote durante una entrevista al programa Agenda abierta que conduce Nino Romero por Radio Dimensión.

Durante el diálogo, el sacerdote dio detalles también del tradicional locro del 25 de Mayo que pone a la venta la sede parroquial cada año. Explicó que el dinero recaudado será destinado a obras para mejorar la atención de las personas que concurre a diario al comedor.

Ningún barrio de San Luis parece estar ajeno al flagelo de la droga y al notable crecimiento en el consumo; por eso los templos cristianos parecen estar cumpliendo un papel fundamental en la contención y ayuda de esos problemas.

Sosa Tello contó que de lunes a sábado la parroquia ofrece apoyo escolar y talleres deportivos, como así también de danza, pintura y teatro; para que de ese modo los chicos de la barriada estén todas las tardes ocupados y lejos de los peligros que encuentran en la calle.

Además mantienen un comedor que ofrece almuerzo, merienda, cena y algunas veces también el desayuno. “Hay mucha gente en situación de calle”, aseguró, y a ellos también se les ofrece el servicio de aseo.

“La situación en nuestra zona no es tan marcada como en el Eva Perón o donde se encuentra el Templo San Antonio que abarca barrios como Santa Rita y José Hernández. Sin embargo trabajamos en la prevención”, destacó el padre en relación al consumo de estupefacientes, que como se ve en diferentes conglomerados de la ciudad es cada vez mayor.

“Creo que sí hubo un incremento, la droga está al alcance de muchos desde la marihuana que es la puerta a las drogas duras. Ha crecido la posibilidad y la distribución, es como que está en todos lados”, añadió.

Teniendo en cuenta la problemática contó que tienen vinculación con dos centro de recuperación que trabajan para sostener además a las familias.

Días atrás el padre Diego de la parroquia María Auxiliadora del barrio Eva Perón remarcó la preocupación que existe ante la presencia de tanta droga en las calles, y habló de la tarea de caridad y acompañamiento que la Iglesia hace en ese sector. Allí también funciona un comedor que solo se sustenta con el apoyo de particulares.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR