X

El padre de un nene abusado denunció por TV que el juez Cuello lo amenazó con un revólver

Gaspar Montoya lo acusó durante una entrevista que mantuvo en el programa Todas Las Tardes, que conduce Maju Lozano en Canal 9 de Buenos Aires. Además reveló que el caso fue notificado en el Vaticano y que el otro docente está “prófugo”.

Foto: Captura
La nota en Canal 9 les permitió divulgar el caso a nivel nacional.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/05/2018 01:03
PUBLICIDAD

Gaspar Montoya y Jéssica Sanz, padres de dos pequeños que fueron víctimas de abuso en el Instituto San Buenaventura, fueron entrevistados en el ciclo de la tarde.

El caso que conmovió a los villamercedinos salió a la luz luego de que el papá de una nena de 6 años denunciara que había sido abusada por el profesor de música, quien se encuentra detenido. Con el tiempo se sumaría un segundo acusado, el catequista.

La situación alertó al resto de los padres y se habló de “cerca de 20 abusos perpetrados”, aunque desde el punto de vista legal sobre el docente arrestado pesa una “averiguación de delitos contra la integridad sexual y corrupción de menores” de una sola víctima.

El juez denunciado por amenaza a mano armada

Durante los primeros minutos de la entrevista, los tutores aprovecharon para detallar el caso desde su origen y comentaron a modo de contextualización las distintas circunstancias que fueron de público conocimiento en la provincia.

La nota en Canal 9 les permitió divulgar el caso a nivel nacional e instar al juez Alfredo Cuello a “actuar de acuerdo a la ley”.

“Lo he denunciado ante el Superior Tribunal de Justicia por su accionar, sus dichos contra mi familia y mi hijo. Él se bajó con un revólver en la mano frente a mi negocio de un modo amenazante. Un malevo que no está de acuerdo, en vez de preocuparse por las cuestiones que corresponden, nos ha intimado”, denunció públicamente Montoya.

“No le tenemos miedo doctor Cuello”

En la misma línea especificó que también le hizo una denuncia administrativa porque manifestó que “los padres iban (a denunciar el caso) por un minuto de fama”.

“Con mucho orgullo puedo decir el nombre de mi hijo, no tenemos por qué ocultar su identidad porque va a ser un referente y un reflejo para luchar por esta causa e imponerla en el mundo. La palabra abuso tiene que estar desestimada”, agregó.

El obispado de San Luis notificó el caso al Vaticano

Montoya reveló que el vicario general de la Diócesis, monseñor Horacio Spalla, lo llamó para comentarle que “por orden del obispo (Pedro Martínez)” se “comunicó lo sucedido en Roma”.

Tras la medida, los padres damnificados deberán efectuar una presentación del informe en la nunciatura en Buenos Aires, para que “refuerce el pedido del obispo”.

“La orden franciscana (encargada del colegio) no hace nada. Esto es contra de los facilitadores de 30 niños, no contra la religión”, agregó.

Irregularidades del caso

Los tutores aprovecharon la ocasión para hacer público algunas “irregularidades” que según manifestaron, se cometieron desde la primera denuncia.

En ese sentido destacaron las pericias a “23 celulares, notebooks y CPU” que se secuestraron en febrero a las que “el juez no dio lugar” y “la pérdida de las filmaciones de las cámaras de seguridad de la escuela”, donde de acuerdo a sus dichos existe material fílmico del año 2014, 2015, 2016 pero “por razones de rotura”, la del 2017 no está.

Por otra parte, Sanz remarcó que si bien el profesor de música se encuentra preso, su par se habría dado a la fuga: “El profesor de catequesis está prófugo”.

Montoya la respaldó indicando que el hombre “se fue a Chile con decenas de rosarios para bendecir durante la visita del Papa”.

Además manifestaron que la directora de la institución, Liliana Coria, “visita en compañía de su hija, profesora de arte, al docente encarcelado y le llevan la Biblia”. “Es espeluznante”, sostuvieron.

Por último indicaron que los pequeños iniciaron el ciclo lectivo en otros colegios y están tratando de superar la situación con la asistencia psicológica pertinentes.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR