X

Un hombre denunció acoso laboral en el Hospital San Luis

Actualmente está bajo tratamiento psicológico. Su abogado pide que la Justicia sea equitativa y falle “de la misma manera que si el sometimiento hubiese sido contra una mujer”.

Si bien lo cambiaron de área, su abogado sostuvo que la mujer siguió acosándolo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/05/2018 12:50
PUBLICIDAD

El denunciante había mantenido una relación con una compañera de trabajo, con la particularidad de que era su jefa. Al mes y medio de los encuentros decidió concluir la historia y desde entonces “su vida se tornó insoportable”.

De acuerdo a lo que su abogado, Aldo Arrieta, sostuvo en diálogo con elchorrillero.com, la mujer no aceptó la distancia y empezó con los acosos: “Había manoseos, lo encerraba en la oficina, lo amenazaba con revelar lo sucedido a su mujer y hasta lo sometía desde el punto de vista laboral”.

Como las vivencias se tornaron “cada vez más insoportables”, el cliente de Arrieta optó por contar lo sucedido a su pareja. La confesión provocó su separación pero no lo libró del acoso.

“Tras la ruptura de la relación con su pareja estuvo un mes de vacaciones; cuando tuvo que volver al ámbito laboral no podía, estaba traumatizado sabiendo lo que podía suceder”. En ese sentido detalló que la acusada llegó a “pedir sanciones” para que la víctima no faltara.

Así el hombre optó por notificar los hechos a una autoridad que tienen en común con su jefa, y se resolvió el traslado a otra área, pero no fue la solución porque “la mujer seguía acosándolo”.

“Esta señora se hizo presente en el lugar a pesar de que no cumple funciones allí, como marcando terreno, esperando una oportunidad para hacer lo que siempre le hizo”, manifestó Arrieta.

Según informó, hace dos meses que hizo la denuncia y un mes atrás pidió una medida restrictiva, pero hasta la publicación de esta nota “no tiene ninguna respuesta”: “Solo se llamó a declaración para ratificar, pero no hemos tenido novedades”.

Para el abogado esta dilación se debe a que “existen algunas desventajas” para los hombres que “se animan a denunciar acoso”. Incluso explico que la Justicia debería actuar “de la misma manera que si el sometimiento hubiese sido contra una mujer”.

“Cuando se asumen denuncias de este tipo, si la mujer lo presenta a las 8, a las 8:15 sale con restricción y exclusión de hogar. Al hombre le lleva meses, entonces no hay una misma vara”, aseguró.

De hecho destacó que en otros casos que patrocinó, ha acompañado las denuncias con fotografías de las golpizas propinadas por mujeres, y “no ha pasado nada”.

Actualmente el hombre espera que la Justicia dicte una orden de restricción. La causa está a cargo del juez Juan Manuel Montiveros Chada.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR