X

“Junto a la tinta y la palabra”; alumnos de la Mixta encabezaron la tradicional Procesión Cívica

En la víspera de los festejos del 25 de Mayo, alumnos de la promoción Levicios de la Escuela Juan Pascual Pringles encendieron las antorchas para homenajear, como todos los años, a los patriotas de la Revolución de Mayo.

La procesión recorrió esta tarde las principales calles del centro puntano.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 25/05/2018 14:03
PUBLICIDAD

Los estudiantes marcharon por las calles del centro puntano bajo el lema “Junto a la tinta y la palabra seamos los jóvenes la llave que cambia la injusta realidad”.

Y con la temática elegida se convocó a la juventud para “continuar el camino de la libertad sin olvidar los hechos históricos que quedaron plasmados y nos marcan en la actualidad”.

Este año durante la celebración también se conmemoró el centenario de la Reforma Universitaria de junio de 1918 que encabezaron alumnos de la Universidad Nacional Córdoba, y que constituyó las principales bases del actual sistema universitario. El movimiento se inició con el objetivo de obtener la democratización de la enseñanza y tuvo proyección en otros países de Latinoamérica.

Antes de la marcha, el acto de apertura se realizó en las instalaciones de la escuela ubicada en Pedernera y Mitre.

La juventud normalista organizó la 102º edición de la marcha.

En el inicio, los jóvenes que brindaron el discurso explicaron que el lema “refleja las herramientas fundamentales utilizadas por los valientes jóvenes estudiantes que formaron parte de la Reforma Universitaria de 1918”.

Por otra parte sostuvieron que los muestra como “protagonistas de la realidad actual” y hace referencia “a los problemas históricos” por los cuales se sigue luchando “como la igualdad de derechos, la falta de libertades, la pobreza y todas las injusticias por las cuales el hombre nunca termina de transitar aunque pasen los años”.

La primera autoridad en tomar la palabra fue la rectora de la Escuela Normal Mixta, Alejandra Quinteros. En su discurso resaltó que “la juventud normalista, la tenacidad, convicción, el amor, la fuerza y el corazón encendido de los jóvenes, hacen que sea posible esta vigilia a la Patria”.

También remarcó que la historia “es compleja y dialéctica”, pero los ideales de la Revolución de Mayo “están presentes, como de los jóvenes revolucionarios de 1918 que impulsaron la Reforma Universitaria, la más trascendente en la historia Argentina, una juventud apasionada que pensó un modelo de Patria y de educación”.

La juventud normalista organizó la 102º edición de la marcha.

Por su parte, el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Félix Nieto Quintas, valoró la procesión como “una tradición centenaria respetada y reconocida que forma parte del sentimiento de la ciudad de San Luis”.

Además recordó a la reforma de 1918 y la definió como “trascendental en la historia mundial” que refleja “un antes y un después de cómo se conciben las universidades, donde hubo cambios legislativos en la educación superior, y otros países de la región introdujeron cambios en la estructura de sus universidades”.

Respecto al lema, el rector destacó que “confirma el ser protagonistas de una realidad social con la certeza de que sólo unidos se pueden producir los cambios necesarios para construir cada día un país mejor con justicia, tolerancia, respeto, unión y solidaridad”.

Luego de los discursos se presentó la carroza construida por alumnos de la Escuela Técnica Nº 9 “Domingo Faustino Sarmiento”.

Agustina Motiveros Chada fue la elegida como representante de la Patria, pero la particularidad que tuvo el acto a diferencia de otros años, es que a su lado estaba el joven Alex Andrés Amieva caracterizado como un reformista de 1918.

En el fondo de la carroza, se ubicó el logo de manifiesto de la Reforma Universitaria y detrás, el lema elegido para este año. En el centro había un libro abierto que representaba “el conocimiento impartido desde las escuelas”, amarrado por tres cadenas de la “injusticia económica, política y social”, y cerrado por un candado. A los costados contenía frases escritas extraídas del original manifiesto de 1918.

También el carro tuvo una llave que finalizaba en una pluma, la cual simbolizaba la juventud “que custodia la tinta, la palabra y el conocimiento”.

Pasadas las 19, comenzó la tradicional procesión por las calles de la ciudad. Desde la intersección de avenida Illía y Mitre, se dirigieron hacia la calle Rivadavia, luego a Pringles y desde allí caminaron hasta San Martín donde se realizó el primer acto de la marcha patriótica.

Cadetes del Instituto Superior Juan Pascual Pringles y una “bandera gigante”, transportada por alumnos de sexto grado de la Mixta, escoltaron a la carroza durante todo el recorrido. También estuvo acompañada por los abanderados de distintos colegios de la capital.

La procesión continuó su itinerario hasta el Palacio de Justicia, donde tomó la palabra la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Marta Corvalán.

De la celebración participaron la ministra de Educación Natalia Spinuzza; el secretario de Gobierno de la Municipalidad de San Luis, Francisco Petrino; los diputados Alejandro Cacace y Daniel González Espíndola; los concejales Roberto González Espíndola, Celeste Aparicio, Daniela Serrano, Federico Cacace, María José Domínguez, Johana Sosa; demás autoridades provinciales, municipales, militares, de la UNSL, docentes, no docentes, estudiantes y ex alumnos.

La juventud normalista organizó la 102º edición de la marcha.

En la ex Casa de Gobierno se montó un escenario y la alumna Marina Abigail Alaniz, en representación de la promoción 2018 de la Mixta, dirigió algunas palabras a los presentes. “Hoy recordamos al pueblo reclamando sus derechos de ser escuchados, a participar en la construcción de sus propios destinos, a ser ciudadanos libres, celebrando la centésima segunda edición de esta procesión, que marca nuestra costumbre única, histórica”.

Además recordó la reforma como “la única puerta que nos queda abierta a la esperanza, el destino heroico de la juventud. Nos toca a nosotros ser junto a la tinta y la palabra, la llave que cambie la injusta realidad. Somos su legado, tomemos la antorcha encendida en honor a aquellos valientes estudiantes de 1918 de Córdoba”.

El patriotismo quedó reflejado en la marcha.

“Afirmemos la soberanía de nuestra patria y mantengamos encendido como una llama de pasión argentina el deseo de libertad”, concluyó.

Al finalizar, la marcha continuó hasta la Normal Mixta donde se desarrollaron shows artísticos de malambo y folclore. Hubo fuegos artificiales para cerrar una nueva celebración.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR