X

Tres meses después se sabe que el Gobierno tiene demorada la instalación de un tomógrafo

Se gastaron casi $90 millones en aparatología para la prestación de tomografías y resonancias. Iba a estar funcionando en marzo, pero la obra está demorada.

La ministra de Salud, Graciela Corvalán junto a directivos del Hospital. El Estado había anunciado fuertes inversiones en salud este año.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/06/2018 12:52
PUBLICIDAD

El director del Hospital San Luis, Leonel Anello salió a aclarar después que se conociera que el único aparato que tiene el Complejo Sanitario estaba en reparaciones la semana pasada. Dijo que por 48 horas no estuvo disponible y que por cuestiones “de desgaste” es “inevitable” que esto no ocurra.

La falencia se conoció el viernes cuando el ciclista Emmanuel Guevara tuvo que ser trasladado en medio de un importante operativo sanitario y de seguridad a una clínica privada para ser sometido a estudios en su cabeza. “El tomógrafo está en reparaciones”, dijo ese mismo día Anello al aclarar la razón por la que se debió recurrir a un sanatorio.

Sin embargo detrás de eso quedó al descubierto otra cuestión grave. El Estado adquirió por casi $90 millones aparatos de última generación (para la prestación de tomografías computadas y resonancia magnética) pero todavía no pueden ser utilizados.

Anello explicó que la obra (que incluye la instalación de la tecnología) no está concluida. “Como en todo, hay retrasos y creemos que en 25 días ya podrían estar en funcionamiento”, declaró en el programa Nada secreto que conduce Mario Otero por Radio Universidad.

Lo concreto es que lleva tres meses de retraso esa instalación; iba a estar disponible para marzo. Sin embargo el funcionario no pudo dar precisiones de por qué se extendió tanto tiempo. “No se trata de problemas de dinero, son diversos factores que deben tenerse en cuenta. La mayoría de las obras se entregan siempre después de los plazos establecidos”, añadió en la entrevista.

Tanto el ministerio de Salud, a cargo del Graciela Corvalán, como el ministerio de Obras Públicas que dirige Felipe Tomasevich, nunca informaron sobre la postergación de la puesta en marcha de los equipos y del retraso de la obra.

En el transcurso de la entrevista se hizo público que no se cumplió con lo informado oportunamente por el Gobierno.

El único tomógrafo que tiene el Complejo, según dijo, realiza 1200 estudios mensuales y que “como todo elemento mecánico requiere mantenimiento para hacer reajustes”. Pero remarcó que “nunca se dejó de prestar el servicio” y que en casos de urgencia “se busca el apoyo externo”, como ocurrió el viernes con Guevara a quien llevaron hasta el Sanatorio Rivadavia.

Según el anuncio oficial, en marzo iban a estar al servicio de la comunidad los equipos comprados para los hospitales de San Luis, Villa Mercedes y Villa de Merlo.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR