X

Concarán: fue brutalmente golpeada por un hombre y ahora teme por su vida

Andrea Delucca, de 45 años, ya había sufrido acoso y amenazas desde hace más de un año. Está internada y pide que intervenga la Justicia porque tiene miedo de volver a su casa.

Ya había sufrido acoso y amenazas desde hace más de un año.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 05/06/2018 20:39
PUBLICIDAD

El hecho ocurrió este sábado a la noche en la vivienda de la mujer de 45 años, en Concarán.

“Yo estaba limpiando mi casa, salgó a llevar los lampazos y cuando regreso me lo encuentro. Me empuja, se mete a mi casa, se sienta y saca una botella de vodka de la campera”, relató la víctima a elchorrillero.com.

Posteriormente “me dice que quería tener relaciones conmigo, le respondí que no, se paró, me empezó a pegar piñas y me rompió un ladrillo en la cabeza”.

Luego “logré correrlo, agarré una silla para defenderme y él abrió la puerta y se fue”.

Al día siguiente, la mujer realizó la denuncia contra Enrique “el loco” Dethier en la comisaría de la localidad y recibió asistencia de la Secretaría de la Mujer. Hoy se encuentra internada por estudios que debían realizarle.

“Tengo que volver a mi casa toda golpeada y él anda diciendo que me va a matar, tengo miedo”, contó angustiada.

“El juez (Guillermo) Ferrari me dijo que como no me mató o no me dejó discapacitada, no lo puede meter preso. Ni él, ni la jueza Daniela Estrada me han amparado”, sostuvo la víctima.

Además, señaló que anteriormente “me amenazaba porque no quería tener relaciones con él. Como yo no cedía a las invitaciones pasaba y me decía cosas”.

“Hace un año que vengo queriendo hacer la denuncia y no me la tomaban. Primero porque no tenían tinta, después no tenían sistema y luego porque no estaba el oficial”, explicó.

Al respecto, el jefe de la Comisaría 22, Carlos Ortiz, aseguró que “no habían denuncias anteriores a la de este fin de semana”.

Asimismo precisó que “la causa ya fue remitida el lunes al Juzgado de Familia, mientras que esta mañana se envió al Penal”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR