X

Anthony Bourdain: drogas duras, el lado oscuro de las cocinas y su último amor, víctima del depredador sexual Weinstein

Empezó como lavacopas y llegó a manejar los restaurantes más top de Nueva York. Además, escribió libros que hoy son clásicos de la gastronomía y viajó por el mundo para probar sabores, rituales y costumbres. El triste final de un grande que nunca se la creyó.

Bourdain apareció muerto en su habitación de un hotel en Francia donde había viajado por trabajo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 08/06/2018 21:24
PUBLICIDAD

Anthony Bourdain nació el 25 de junio de 1956, en la ciudad de Nueva York y se crió en los suburbios de Nueva Jersey, donde cultivó su fascinación por la literatura y la música rock. En realidad, mamó esos hobbies desde la cuna;sus madre era editora y su padre, un ejecutivo de la música. Podría haber sido autodidacta y darle rienda suelta a su espíritu hippie, pero eligió la educación formal.

Estudió dos años en la prestigiosa universidad de Vassar y para costear sus gastos aceptó un trabajo de verano como lavaplatos en un restaurante. Cumplió -con creces- y al final de la temporada, lo reubicaron en una estación de cocina. Allí tuvo una epifanía: se dio cuenta de que necesitaría habilidades y conocimiento para mantenerse al día con los otros cocineros. Dejó la universidad y se matriculó en el mundialmente famoso Culinary Institute of America, de donde se graduó en 1978.

Desde entonces, pasó más de dos décadas trabajando en cocinas profesionales, incluyendo Rainbow Room, The Supper Club, Coco Pazzo Teatro y Les Halles, donde alcanzó el puesto de chef ejecutivo en 1998.

Bourdain estaba en pareja y tenía una hija de 11 años.

A la par del éxito profesional, Bourdain vivía una pesadilla interna por el abuso de sustancias, un tema que nunca esquivó aunque aún es tabú en el mundo de la cocina. Fue adicto a la heroína y en su época más oscura se volcó al crack. En una oportunidad contó una anécdota que grafica su nivel de dependencia: un día “peinó” su alfombra desesperado por encontrar pedazos de crack caídos, aunque en realidad eran trozos de pintura. Los fumó igual.

Esa adicción provocó un agujero en sus finanzas. “A los 44 años estaba parado en las cocinas, sin saber lo que era irse a dormir sin sufrir terror mortal. Estaba en un estado horrible, una deuda interminable e irrevocable. No tenía seguro de salud. No pagaba mis impuestos. No podía pagar mi renta. Fue una pesadilla, pero todo ha sido diferente en estos 15 años. Si parece que mi vida es cómoda, bueno, eso es algo muy nuevo para mí”, confesó en una entrevista con Biography.

En 1999 escribió el artículo que cambiaría su historia, “No coma antes de leer esto”, en la prestigiosa revista The New Yorker. Allí, Bourdain daba una mirada increíblemente honesta sobre el funcionamiento interno de los restaurantes, específicamente sus cocinas. Con su credibilidad como un reconocido chef, el artículo tuvo mucho peso y fue el puntapié para otros proyectos editoriales.En ese texto, por ejemplo, decía que el pescado sólo se debe pedir los martes, informaron desde Todo Noticias.

Era el “bad boy” de las cocinas y contaba sin filtros lo que los clientes no ven.

“Drogas y adicciones son dos cosas diferentes, ¿no? Lo que sí puedo decir es esto. Amigos míos de los años 70 y 80, acaban de salir cinco, seis, tal vez 10 años atrás. Y somos los afortunados. Logramos salir vivos. Hay muchos tipos que no llegaron tan lejos. Pero ya sabes, tampoco tengo tantos remordimientos.”

“Así es como funcionan las cosas. El chef ordena su marisco el fin de semana del jueves por la noche. Llega el viernes por la mañana. Espera vender la mayor parte el viernes y el sábado por la noche, cuando sabe que el restaurante estará ocupado, y le gustaría quedarse sin las últimas órdenes el domingo por la noche. Muchos proveedores de pescado no hacen entregas los sábados, por lo que es probable que el atún de lunes por la noche que quieres ha estado dando vueltas en la cocina desde el viernes por la mañana, bajo Dios sabe qué condiciones. Cuando una cocina está en pleno funcionamiento, la refrigeración adecuada es casi inexistente, con las numerosas aberturas de la puerta del refrigerador mientras los cocineros revuelven frenéticamente durante las prisas, mezclando el atún con el pollo, el cordero o la carne”.

También hacía una confesión sobre la limpieza no tan quirúrgica de las cocinas.

“El hecho es que la mayoría de las buenas cocinas son mucho menos sépticas que tu cocina en casa. Dirijo una cocina de restaurante ordenada y escrupulosamente limpia, donde se rotan y manipulan los alimentos, y se almacenan muy concienzudamente. Pero si el Departamento de Salud de la ciudad decidiera aplicar todos los aspectos de sus códigos, la mayoría de nosotros estaríamos en la calle. Recientemente, hubo un informe sobre la práctica del reciclaje de pan. Por medio de una cámara escondida en un restaurante, el periodista se horrorizó al ver que se reusaba el pan que había estado en el suelo. Esto, para mí, no era noticia: la reutilización del pan ha sido un secreto a voces -y una práctica bastante estándar- en la industria durante años. Tiene más sentido preocuparse por lo que le sucede a la manteca de mesa sobrante: muchos restaurantes la reciclan para hacer holandesa”.

Su última esposa lo llevó al mundo de las artes marciales.

En 2000 Bourdain escribió su más exitoso libro Kitchen Confidential: Adventures in the Culinary Underbelly, una continuación del mencionado artículo del New Yorker que tuvo gran popularidad. “Simplemente me importaba una m… lo que la gente pudiera pensar. No pensé que alguien iba a leerlo, entonces, ¿qué importaba? Dije la verdad en cada página. Con cada oración Y estoy feliz de haberlo hecho”, contó tiempo después sobre aquel primer libro.

A Cook’s Tour: Global Adventures in Extreme Cuisines, una narración de comida exótica y sus hazañas de viaje alrededor del mundo, siguió en 2001.

En 2002, Bourdain comenzó su carrera televisiva con dos temporadas de A Cook’s Tour en el canal Food Network. Allí, el chef se mostraba viajando por el mundo en busca de aventuras culinarias. En 2004, lanzó Anthony Bourdain’s Les Halles Cookbook: Strategies, Recipes, and Techniques of Classic Bistro Cooking y en 2006, The Nasty Bits. Ambos libros se convirtieron en best-sellers del New York Times.

En 2005, estrenó una nueva serie de Travel Channel, Anthony Bourdain: No Reservations, que exploró temas similares a A Cook’s Tour. Duró nueve temporadas -se despidió en 2012- y cosechó una amplia audiencia y tuvo su broce de oro al ganar dos premios Emmy por su fotografía.

El chef regresó a la TV en 2013 con Anthony Bourdain de CNN: Parts Unknown, que una vez más analizaba rituales gastronómicos específicos en todo el mundo. Ese programa ganó cuatro premios Emmy, con tres victorias consecutivas de 2013-15 a la Mejor serie informativa o especial. En 2015, anunció el lanzamiento de un local de comidas gigante en Manhattan, Nueva York, que se denominaría Bourdain Market.

En el plano personal, Bourdain estuvo casado primero con Nancy Putkoski, su novia de la secundaria, desde 1985 hasta 2005. Después conoció a la italiana Ottavia Busia a través de su íntimo amigo, el chef Eric Ripert, -el mismo que lo encontró muerto- y se casó con ella al poco tiempo de la primera cita. Fruto de ese amor nació Ariane, la única hija de Bourdain, de 11 años. Junto a Busia el chef incursionó en el jujitsu, una actividad que practicó con pasión hasta sus últimos días.

En 2017, Bourdain blanqueó su romance con la actriz italiana Asia Argento. Se conocieron cuando ella apareció en la temporada ocho de Parts Unknown. Desde entonces, contribuyó en muchos episodios y Bourdain frecuentemente la visitaba en su ciudad natal de Roma. La actriz fue una de las denunciantes del magnate Harvey Weinstein, acusado de violación y abuso sexual y el chef la respaldó en su cruzada.

En uno de sus últimos mensajes sobre el tema, después de que Weinstein se entregara a la Policía de Nueva York, él escribió en Twitter: “¿Qué hay en el menú para #Weinstein @AsiaArgento?”, con una imagen de un menú de prisión.

Bourdain apareció muerto en su habitación de un hotel en Francia donde había viajado por trabajo. La cadena CNN confirmó que se trató de un suicidio. “Con extraordinaria tristeza podemos confirmar la muerte de nuestro amigo y colega”, dijeron en un comunicado. El canal para el que trabajaba remarcó que su amor por la aventura, los nuevos amigos, la buena comida y las historias del mundo lo convirtieron en un narrador único. “Sus talentos nunca dejaron de sorprendernos y lo extrañaremos mucho. Nuestros pensamientos y oraciones están con su familia”, manifestaron.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR