X

Vigilia por el aborto: las posiciones a favor y en contra se encontraron en el centro puntano

Mientras los legisladores definen el proyecto, integrantes de distintos movimientos asistieron a la plaza Pringles y la Iglesia Catedral para aguardar los resultados y defender sus visiones.

El centro de San Luis se dividió en dos sectores que aguardaron las conclusiones del debate en la Cámara baja.
por Nicolás Gatica Ceballos / San Luis
Actualizada: 13/06/2018 23:38
PUBLICIDAD

El centro de la capital se dividió en dos sectores que aguardaron las conclusiones de la Cámara baja en torno al proyecto de Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Pañuelos verdes y celestes flamearon entre consignas de ambas posturas.

La mayor concentración se dio en la Plaza Pringles, donde las agrupaciones feministas de San Luis improvisaron un escenario con una pantalla que transmitir el histórico debate. El monumento al héroe puntano fue cubierto por banderas y pancartas.

Por momentos los megáfonos enunciaron cánticos que, bajo las melodías del “Arroz con leche”, aseveraron sus pensamientos en torno a la interrupción voluntaria del embarazo.

Además idearon un “micrófono abierto” en el que manifestaron sus reflexiones. De a ratos circulaba una caja de color verde para aportar colaboraciones destinadas al pago del servicio de sonido.

La Plaza Pringles fue el sector de las agrupaciones feministas.

Uno de los momentos más relevantes del sector feminista, fue cuando la abogada Laura Juárez describió sus inicios “en la lucha”. Dijo que estaba embarazada de seis meses; hoy con su pequeño de cuatro años que escuchaba su discurso, sostuvo entre lágrimas que simbolizó su “derecho a decidir”.

Por otra parte jóvenes católicos de distintos colegios como el Lucio Lucero, Don Bosco, Santo Tomás, María Auxiliadora, San Luis Rey y Aleluya, se autoconvocaron frente a la Iglesia Catedral para defender sus posición.

En este sector los pañuelos celestes se movilizaron con algunas pancartas que enunciaron “no al aborto cagona” y frases que realzaron la “importancia las dos vidas”.

También rezaron el rosario y aunaron fuerzas para “que Dios guíe” la decisión final de los diputados.

Los jóvenes católicos se concentraron en la Iglesia Cateral.

Algunos jóvenes recorrieron constantemente los alrededores de la plaza llevando su mensaje con carteles, aunque hubo un momento en el que pasaron por el sector donde estaban los movimientos feministas y la actitud se tomó como una provocación.

Si bien la situación no pasó a mayores desde el altoparlante pidieron que se retiraran ya que la idea del encuentro era una vigilia y “no la confrontación”.

Un debate, dos posturas

Juárez y la integrante de la agrupación Ultravioleta Natalia Lucero, manifestaron en diálogo con elchorrillero.com que la votación “está muy peleada” y que desde los movimientos feministas pretenden que “se legisle desde la realidad”.

“El Congreso, al igual que todas las instancias legislativas, tienen la función de buscar soluciones acordes a la realidad y en ese sentido lo que sucede es que el aborto existió y va a existir siempre. No hay educación sexual integral, la anticoncepción no está llegando, el paliativo es legalizar el aborto para que las más humildes puedan acceder al mismo de forma segura y gratuita; no sólo peleamos por la igualdad sino por el derecho a decidir”, sostuvo Juárez.

El “micrófono abierto” fue utilizado por las mujeres que quisieron compartir sus reflexiones con el público.

Mientras ambas indicaban sus conclusiones, el diputado Karim Alume terminaba exponer en el recinto. En ese contexto, Lucero dijo que la actuación de los legisladores puntanos fue “pésima”: “No nos representan para nada, no podemos creer que hablen desde sus convicciones religiosas o personales”.

Las mujeres agregaron que si no se aprueba el proyecto seguirán los caminos pertinentes de reclamo, pero valorizaron que los logros conseguidos hasta ahora “son imparables”.

Por otra parte, la joven católica Andrea Borsotto explicó que la idea de hacer la vigilia en la Catedral surgió de los estudiantes de escuelas secundarias que se autoconvocaron. A la iniciativa se sumaron jóvenes universitarios.

“Somos católicos y vinimos a rezar para pedir por los legisladores. Es desastrosa (la postura a favor del proyecto) por la muerte de tantos niños”, expresó. “Nos convocamos para que no sólo vean los pañuelos verdes sino también a quienes defienden a los niños por nacer, ya que siempre se cae en la frase de que ‘el 80% de los jóvenes están a favor de la legalización del aborto’, cuando no es así”, sostuvo.

Los pañuelos celestes flamearon en la Catedral.

También opinó sobre la postura de los legisladores de San Luis y en particular la abstención de José Riccardo. Dijo que “fue confusa porque estuvo indeciso”.

“Sabemos que hay presiones de los dos lados y eso es real, no se puede negar, nosotros no queremos ejercer presión, pero queremos que se vote por la defensa de la vida”, dijo.

Borsotto agregó que si se aprueba la ley “sería muy triste” para el país: “Que el pueblo quiera matar a su propio pueblo es lo más doloroso que hay”.

“Si se vota por lo afirmativo vamos a luchar porque no quedará ahí, esto es anticonstitucional, trataremos de seguir luchando para que se defiendan a todas las personas, no hay un derecho para pasar por encima de los derechos de los otros”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR