X

Tragedia en Juana Koslay: “Queremos probar que se trató de un homicidio agravado”

El abogado de la familia fallecida luego del siniestro, consideró que el juez caratuló el caso como “homicidio simple en función de los elementos que hay hasta ahora en la causa”, pero que la calificación “puede mutar” porque Héctor Fernández “era consciente” de lo que hizo.

Las víctimas fatales tenían 69, 60, 43 y 3 años.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/06/2018 16:14
PUBLICIDAD

Fernández, que conducía una Pick Up F100, está imputado por  la tragedia que se registró el 10 de junio en la Ruta provincial Nº 20, y que dejó un saldo de cuatro víctimas fatales.

Lidia Andrea Gutiérrez, Lidia Frías, Hugo Torres y William Torres que iban en un Peugeot 207 perdieron la vida tras el impacto con la camioneta.

El abogado de la familia fallecida, Miguel Ángel Orozco, anticipó a elchorrillero.com que solicitará “la testimonial de algunas personas” para probar que “había una relación de índole comercial que generó una deuda de Torres a Fernández”.

Por ello, manifestó que la caratula de la causa “puede mutar hacia una calificación más grave para el imputado” debido a que “se trataría de un homicidio agravado”.

Orozco representa a los hijos Gutiérrez, Andrea y Eric Garraza, quienes hoy fueron reconocidos por el juez Penal N° 1, Sebastián Cadelago Filippi como “particulares damnificados”.

“Partimos de la base que mis clientes creen que no habría sido un infortunio, como sostuvo la defensa, sino que fue motivado a partir de la existencia de una deuda”, explicó el letrado.

“Se descarta la hipótesis del ingreso intempestivo porque si hubiera sido así, la camioneta de Fernández tendría que tener el golpe en el lateral izquierdo y lo tiene del lado contrario”, argumentó.

Asimismo, Orozco sostuvo que la defensa del acusado “busca plantear un atenuante, de que estaba en tal estado de ebriedad que cayó en la inconsciencia”.

Ante esto, aseguró que la cantidad de alcohol en sangre que tenía el Fernández “no priva del discernimiento o de conocer la bondad o maldad de sus actos”.

“Manejó 20 kilómetros, freno en el peaje y paró como hubiese frenado cualquier otra persona. Si hubiera estado en un estado de inconsciencia no podría haber hecho todas esas cosas”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR