X

Filmaron a un empleado del Sanatorio Ramos Mejía que agredió a un jubilado

En el video quedó reflejado el momento de tensión que se vivió en la clínica. La conducta del trabajador generó indignación.

foto captura
Miles de usuarios repudiaron en facebook las imágenes que se registraron en el sanatorio.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/06/2018 19:22
PUBLICIDAD

Ayer miles de usuarios repudiaron en facebook las imágenes que se registraron en el Sanatorio Ramos Mejía, donde según sostuvo la mujer que difundió el material, un empleado arremetió contra un abuelo.

El posteo describió: “Esto pasó hoy (por ayer), una verdadera vergüenza y abuso. Un empleado de PAMI ofrece pelea a un jubilado por defender a una jubilada que estaba siendo maltratada (por el mismo trabajador)”.

“A golpes de puño quería sacarlos afuera, el dueño del lugar ordenó que a esas dos personas no se les diera turnos. No sé quién es peor, si el empleado o el dueño (…)”, agregó.

El director de PAMI, Héctor Urquiza, ante una consulta de El Chorrillero, aclaró que no hay personal del organismo afectado a la clínica.

“Ningún empleado de PAMI estuvo presente. La gente involucrada entiendo que es empleada por el sanatorio, ningún integrante (de la obra social) desarrolla funciones en prestadores, sino que lo hacen en las oficinas de la institución”, aseguró.

“A lo sumo puede darse que vayan por una auditoría, pero no hay personal permanente ahí y en esta situación particular no hubo empleados de la repartición involucrados”, dijo.

El director ejecutivo del centro médico, Ricardo Agúndez, en declaraciones a este medio, sostuvo que lo que se observó en las imágenes “son todas mentiras”.

“Es una mujer que fue a armar problemas nada más. Insultó a las cinco empleadas de administración y quería un ´turno ya, ya, ya´”, explicó.

En la misma línea, indicó que lo que ocurrió luego fue que un hombre (el jubilado) se levantó para defenderla y el empleado “lo único que hizo fue defenderse”.

“Para colmo karateca (por el empleado). Lo que hizo fue sacar la mano porque le tiró una patada, nada más”, justificó.

Agúndez detalló que asistieron efectivos policiales y labraron un acta.

La publicación especificó que “el dueño ordenó que no se les diera turno” a los jubilados que formaron parte del problema. Agúndez expresó que no se encontraba en ese momento ya que estaba operando, y el resto de los directivos “tampoco estaban presentes”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR