X

Militantes antiaborto impidieron que el ministro de Salud diera una charla en Tandil

Unas cien personas entraron con pancartas e interrumpieron una charla de Adolfo Rubinstein.

Perfil
Antes de que comenzara la exposición unas cien personas ingresaron al lugar con pancartas y cánticos.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/06/2018 22:36
PUBLICIDAD

Mientras el debate por la legalización del aborto se traslada al Senado tras su sanción en Diputados, la polémica continúa dentro y fuera de las puertas del Congreso. Esta semana, un grupo de militantes “pro vida” irrumpió durante una charla del ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, en el partido bonaerense de Tandil, para cuestionarle su apoyo a la iniciativa.

El hecho sucedió el viernes por la tarde, cuando el integrante del Gabinete iba a disertar sobre la “Cobertura Universal de Salud” en Salón Blanco de la Municipalidad de Tandil en el marco del aniversario del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas.

Antes de que comenzara la exposición unas cien personas ingresaron al lugar con pancartas y cánticos. “La muerte de un bebé no puede ser parte de asuntos de Salud Pública”, “El ministro de Salud miente”, “No manchemos la Patria con más sangre inocente”, “Cuidemos las dos vidas”, fueron algunas de las frases que se podían leer en los carteles.

Según el diario local El Eco, ante la irrupción de los militantes, el jefe de Gabinete de Tandil, Julio Elichiribehety, explicó al público que no era la manera propicia de manifestarse y que la conferencia se daba por finalizada.

El hecho generó el repudio de los diputados nacionales que impulsaron el proyecto. “Sabemos que las manifestaciones acerca de la conveniencia de avanzar en sancionar una ley de legalización del aborto por parte del Ministro, despierta los sentimientos más nefastos en aquellos que sostienen la clandestinidad, el autodenominado Grupo más vida”, señalaron a través de un comunicado.

Y agregaron: “Estamos convencidos y convencidas de que hemos obtenido una media sanción respetando las diferencias y construyendo sobre los consensos, revalorando las mejores prácticas de la política en democracia. Estas son las prácticas que defendemos. Esperamos que este clima de respeto mutuo continúe”.

Los dirigentes que se respaldaron al funcionario fueron Brenda Austin, Karina Banfi, Carla Carrizo, Victoria Donda, Araceli Ferreyra, Malena Galmarini, Silvia Lospennato, Daniel Lipovetzky, Mónica Macha, Alejandra Martínez, Mayra Mendoza, Carolina Moisés, Cecilia Moreau y Lucila De Ponti.

El ministro de Salud está a favor a favor del proyecto de ley para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. “El aborto clandestino implica muertes maternas evitables y 150 internaciones por día. Si pasa eso, hay que cambiar la legislación actual. Pocas veces los legisladores tienen la oportunidad de sancionar una ley que cambie la historia: esta es una de esas oportunidades”, sostuvo en el debate previo a la sesión en Diputados.

“Una vergüenza”. El ministro habló del incidente y contó algunos detalles de la intervención de los antidespenalización. Consultado por La Nación, Rubinstein explicó que el evento apuntaba a hablar de la implementación del programa universal de acceso a la salud.

“Me enteré un rato antes que había toda una movida de los grupos provida. A las seis y media que iba a ser la charla, habían copado el salón con carteles bastante agresivos, con bombos, cánticos y sabía que no iba a poder ocurrir la charla en ese entorno porque la gente estaba muy enardecida. Hablé con el intendente y, por eso, suspendimos la presentación”, sostuvo.

“Fue una pena porque había mucha gente interesada en saber más del programa. Incluso habían venido de otras localidades de la zona. Fue una vergüenza y un clima de intolerancia muy llamativo. Por eso yo sugerí no exponerme a eso. No tenía sentido”, aseveró. “Es la primera vez que me pasa esto, no sólo desde el debate por la despenalización del aborto, sino en la vida”, lamentó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR