X

Gastón Hissa presentó una ley para regular los establecimientos que contienen a personas mayores

La iniciativa, que busca actualizar la normativa local en cuanto al tema, se basa en el crecimiento demográfico de ese sector de la población y en lo establecido en la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos.

Foto gentileza
Hissa firma en su despacho el proyecto “derechos humanos en establecimientos para personas mayores”.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 27/06/2018 13:53
PUBLICIDAD

El diputado por el Frente Avanzar y Cambiemos por San Luis, Gastón Hissa es el autor del proyecto que tiene como objetivo “regular el funcionamiento de los establecimientos para personas mayores, que sean con o sin fines de lucro”.

En diálogo con El Chorrillero, el dirigente contó que la propuesta legislativa está justificada en “la revisión, la actualización o la adecuación de la normativa local vigente en esta materia”.

Por un lado se tuvo en cuenta el crecimiento sociodemográfico de este sector de la población debido a que “hoy en la Argentina hay más de 4 millones de personas mayores a 65 años”, y en San Luis “un 8% de la población se corresponde”, según señaló Hissa.

“Es por eso que nosotros oportunamente, en la gestión del exgobernador (Claudio) Poggi y la mía como ministro de Salud, se elaboró, se plasmó y se aprobó un Plan Maestro de Salud en donde uno de los capítulos tenía previsto esta situación y la necesidad de adecuar el sistema en su totalidad a este cambio de paradigma”, explicó el legislador.

Por otra parte contó que también lo motivó para trabajar en este proyecto, “lo establecido en la Convención Interamericana, sobre protección de los derechos humanos que se llevó a cabo en noviembre del año pasado”.

“En las conclusiones nos compele a adecuar la normativa interna en lo que respecta al reconocimiento, al respeto y al resguardo que se debe tener respecto a los derechos humanos”, precisó.

Detalles del proyecto

Una de las particularidades que tiene la normativa es que se instaura la figura del asistente o del cuidador, que son aquellas personas que prestan el servicio de prevención, promoción y asistencia.

Asimismo se establecen tres categorías de establecimientos. Las residencias, que anteriormente fueron llamados geriátricos; los hogares de día, donde las personas pueden acudir dentro de una cierta franja horaria; y las casas de familia, que pueden albergar hasta cuatro individuos autoválidos.

Actualmente, según “datos estimativos”, en la Provincia existen 35 establecimientos “aunque sin esta categorización porque la actual ley habla de geriátricos directamente”, puntualizó Hissa. Y de ese número “no todos estarían habilitados”.

“La autoridad de aplicación será el ministro de Salud o el organismo que en el futuro lo reemplace”, según agregó. Ellos deberán llevar un registro obligatorio de todos los establecimientos que funcionen en la provincia. El acceso tendrá que ser público y gratuito.

Otra característica del proyecto es que cada entidad conformará su reglamento interno.

El lugar también comprenderá “actividades de esparcimiento y laborterapia tendientes a brindar al concurrente un ambiente familiar y de bienestar, no aislado del medio social”, aseguró el diputado.

Los residentes de las casas tendrán el derecho a decidir su ingreso o egreso, a tener seguridad, a no sufrir tratos crueles o inhumanos, a la intimidad, a no ser discriminados, a ser escuchados por sus reclamos, y a mantener vínculos afectivos, familiares y sociales.

La entidad deberá llevar una historia clínica de cada concurrente. Como así también, realizar controles quincenales o semanales de sus estados de salud.

En el caso de que no cumplan algunas de las obligaciones establecidas en la ley, se sancionará con una multa o clausura, que podrá ser temporaria o definitiva.

La legislación instaura que la familia seguirá siendo “el núcleo primordial en la contención del adulto” y que estos lugares sean una alternativa de apoyo.

Hissa destacó que el objetivo fundamental es “no sólo el de mejorar y categorizar los servicios, sino garantizarles a las personas sus derechos fundamentales”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR