X

El Mundial en acción: apuntes del día

Por Héctor Suarez especial para www.elchorrillero.com.

Messi y Cristiano Ronaldo quedaron eliminados del Mundial con sus selecciones.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/06/2018 23:21
PUBLICIDAD

El Mundial se quedó sin Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.  La efectividad del VAR está en un 99.3%. FIFA paga a Diego Maradona 13 mil dólares por cada evento al que asiste.  Yerry Mina, de cargador de verduras a goleador de Colombia en el Mundial.

•       En un parpadeo, la Copa Mundial se quedó sin los que se suponía, debían ser sus dos grandes animadores. Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, que libran una puja de años por la supremacía individual en el fútbol, quedaron afuera del torneo. Los resultados de la primera ronda plantearon la posibilidad  que Messi y Cristiano se encontraran en los cuartos de final. El destino dispuso también que el pase de Argentina y Portugal a cuartos de final se definiese el mismo día.

Rusia fue el Mundial elegido para que debute el VAR.

•       Los jefes de árbitros de la FIFA celebraron lo que describieron como un Mundial sin escándalos en los arbitrajes y dijeron que el sistema de video ayudó para alcanzar una  precisión del 99,3% en los cobros en la fase de grupos. El Mundial de Rusia es el primero que utiliza el sistema de videoarbitraje (VAR), que supervisa los juegos en pantallas de televisión y permite a sus encargados comunicarse con el árbitro.

Maradona en el partido contra Nigeria.

•       Por cada acto público en el que aparece, según el sitio inglés Sport Bible, la FIFA le paga a Diego Armando Maradona 10.000 libras esterlinas (13.000 dólares) por concepto de ‘FIFA Legends’, programa que tiene como objetivo “promocionar y dar su apoyo al fútbol y a su importante misión en todo el mundo”.

La imagen haciendo gestos soeces, vociferando insultos o bailando durante el partido entre Argentina y Nigeria, generó rechazo e indignación entre sus seguidores e hinchas.

El jugador del Barcelona es una de las figuras de Colombia.

•       Yerry Mina (23 años) es un jugador que nunca pasa desapercibido. Pueden ser sus 1,95 m, o su baile cuando anota un gol. Y en el Mundial se habla de una mina a explotar. El adolescente cargador de verduras que caminaba descalzo en las polvorientas calles de su natal Guachené, en el sureño departamento del Cauca, sumó su segundo tanto y hoy es el máximo anotador de su selección en el Mundial de Rusia.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR