X

El Gobierno provincial salió a desmentir un informe de la mortalidad materna de 2016 con datos del 2017

Otro papelón. La cartera de Graciela Corvalán salió a cuestionar a medios que difundieron cifras oficiales del ministerio de Salud de la Nación. Las publicaciones fueron calificadas por el Estado como “malintencionadas”.

La directora de la Maternidad Provincial, Claudia Oviedo ofició de vocera para desmentir a los medios que se ocuparon del tema.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/07/2018 04:49
PUBLICIDAD

Luego que la cartera nacional emitiera un informe sobre natalidad y mortalidad materna en todo el país con datos del 2016, el Gobierno provincial salió a atacar a los medios que reflejaron las estadísticas oficiales de la Nación.

Los indicadores que emitió el ministerio de Salud de la Nación ofendieron a la gestión de Alberto Rodríguez Saá que quiere tapar y olvidarse de los momentos trágicos del 2016 que tuvieron como epicentro la Maternidad “Dra. Teresita Baigorria”.

A través de un despacho de la agencia oficial de noticias publicado el martes 26 a las 10:19, el Gobierno embistió contra “algunos medios” que dieron a conocer “información no verificada ni actualizada” de manera “malintencionada”,

La directora de la Maternidad Provincial, Claudia Oviedo ofició de vocera para desmentir a los medios que se ocuparon del tema.

Este medio, como también lo hizo Clarín, se hizo eco de la información del organismo nacional marcando claramente que los datos procesados referían al 2016. En ningún momento la publicación de elchorrillero.com resalta cifras del 2017, año donde San Luis logró una “mortalidad cero”, según el Gobierno de Rodríguez Saá.

Este medio en la nota publicada el lunes 25 de junio a las 23:20, dijo lo siguiente: “En el último estudio que la cartera nacional dio a conocer, San Luis se encuentra entre una de las peores provincias en cuanto a mortalidad materna. Las cifras recabadas en 2016, revelan que cada 10 mil nacimientos, 6,7 mujeres fallecen, lejos del 3,9 que refleja la media del país. San Luis solo es superada por Formosa con 12,3 y Catamarca con 10,5”.

La nota precisa datos de 2016 del ministerio de Salud de la Nación.

Claramente se consignó que los datos corresponden a 2016.

De todos modos, el Gobierno se detuvo, a través de uno de sus órganos, a desacreditar a aquellos medios que reprodujeron una estadística que le molestó.

En declaraciones a la ANSL y en contraposición al ataque periodístico que reflejó ese organismo de prensa oficial, la directora de la Maternidad, Claudia Oviedo terminó reconociendo que la “información era real” y que efectivamente correspondía a datos estadísticos del 2016.

En el mismo video se puede comprobar que la funcionaria admite lo ocurrido en el primer año de la actual gestión de Gobierno.

“Lo que pasó ya fue”

La funcionaria sintió la necesidad de “aclarar” que lo que “pasó en 2016” quedó en el pasado, y que el Estado “se ocupó” para revertir la situación el año siguiente. De esa manera dijo que se capacitó personal y se sumó recurso humano.

En sus declaraciones Oviedo pidió “desmentir o decir en cierta manera que lo que pasó en 2016 ya fue” y que sirve para “fortalecer nuestras políticas”. Lo más grave fue que además solicitó que “no vuelvan a divulgar” los antecedentes “porque se genera miedo en la población”.

El 2016 no fue un año normal para la salud pública de San Luis, y de eso el Gobierno no debería olvidarse, porque si lo hace se está olvidando de las muertes que lloran familias enteras. Mucho menos debería ocultar información pública, real y fácilmente comprobable justamente porque todos los casos tuvieron una gran repercusión mediática.

Ese año, como nunca antes, ocurrieron casos que encendieron la alarma y pusieron en el ojo de la tormenta una atención negligente en las mujeres embarazadas. Vanesa Schvedt murió en octubre después de dar a luz una hermosa beba; hoy su madre lleva adelante una lucha incansable para que la Justicia castigue a los responsables.

El Gobierno no debería negar que tras ese caso se sucedieron otros donde las mujeres estuvieron entre la vida y la muerte. El de Melisa Cabáñez también enlutó el sistema sanitario. Tenía 21 años y era de Candelaria. Dio a luz el 19 de noviembre y días después falleció. En esa oportunidad las autoridades oficiales lo describieron como “una fatalidad”.

En esa oportunidad, la por entonces directora de la Maternidad, Adriana Pérez confirmó que el registro indicaba tres casos de madres fallecidas en ese complejo. Agregó que el primero fue anterior a la muerte de Schved.

“Son cinco casos en toda la provincia, de los cuales sólo dos pacientes murieron por causas maternas que incluye: aborto, hemorragia, infecciones, eclampsia y diabetes gestacional. Una de ellas es la paciente conocida, cuyo causa está judicializada (Vanesa Schvedt) y antes de ella otra mujer, las cuales murieron por una hemorragia”, declaró la funcionaria a la prensa.

Las estadísticas nacionales reflejaron que la provincia tuvo 6,7 muertes registradas cada 10 mil nacimientos, cifra que se encuentra por encima de la media que es del 3,9.

Publicación de la ANSL.

Formosa con 12,3 y Catamarca con 10,5, son las únicas que superan a San Luis.

Según Oviedo, la provincia fue reconocida en el Encuentro Nacional de la Red Perinatal por la cifra lograda en 2017. Indicador que recién será publicado en 2019.

No es la primera vez que la agencia oficial y el ministerio de Corvalán en la gestión de Rodríguez Saá dan pasos en falso y quedaron expuestos en un papelón. Un ejemplo reciente: la desmentida de la oficina de prensa del papa Francisco porque le atribuyeron un “reconocimiento” al gobernador que nunca existió.

De todas maneras, lo más grave es que volvieron a atacar a medios para desacreditarlos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR