X

A un año del femicidio de Carla Pereira aún no hay fecha para el juicio

La joven de 31 años falleció como consecuencia de una golpiza que le propició su pareja de 17. La causa está a la espera de la fecha para el debate oral.

Carla falleció el 28 de junio del año pasado.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/07/2018 01:09
PUBLICIDAD

El 28 de junio se cumplió el primer aniversario de la muerte de la mujer de La Toma. Y su hermana Claudine, la recordó a través de facebook al invitar a una misa “para rogar por el eterno descanso de su alma”, que se realizó en la Iglesia Nuestra Señora de Lourdes.

A un año del fallecimiento, la familia espera que el juicio “sea pronto” y el acusado “no salga en libertad nunca más”.

El hecho, que conmovió a la localidad de La Toma, se dio a conocer el 26 de junio del año pasado luego de que la noche anterior Carla fuera brutalmente golpeada por Nazareno Pérez, quien practicaba kick boxing y en ese entonces tenía 17 años.

La agresión se produjo luego de que la chica hablara con el padre de su hijo de 8 años, y eso generara celos en su actual pareja.

Según el relato de una persona que ayudó a la víctima, el entonces menor de edad, la sentó en un sillón y comenzó a propinarle varios golpes de puño. Luego de la crueldad, Carla salió a la calle en pedido de auxilio y fue socorrida por una vecina.

Más tarde fue acompañada al Hospital de La Toma, en donde sólo la revisaron y la enviaron a su casa. Posteriormente radicó la denuncia en la Comisaría 16º.

En la tarde siguiente, el estado de salud de Carla se complicó debido a que experimentaba descoordinación psicomotriz y no podía hablar bien. Su familia la llevó al nosocomio y luego debió ser trasladada al de San Luis. Allí informaron que “tendría un coágulo en el cerebro”, como consecuencia del feroz ataque.

Mientras que la joven luchaba por su vida, vecinos, amigos y familiares organizaron una manifestación para reclamar justicia y asistencia estatal. La concentración se realizó en la Plaza Arco Iris, ubicada en el centro del pueblo. Asimismo, realizaban cadenas de oración para la mejoría en su salud.

Por otra parte, el acusado, que ya estaba detenido y alojado en la Comisaría del Menor a disposición del juzgado interviniente, aseguró que ella se había “golpeado sola contra la pared”. Mientras que conocidos de la víctima manifestaron que él ya le había advertido que “terminaría con la vida de la familia”.

El 28 de junio, la mujer estaba en coma inducido debido a que su cerebro no funcionaba. Luego de una serie de intervenciones que intentaron salvar su vida, se suscitó el lamentable final.

A las pocas horas la Justicia realizó un allanamiento en su domicilio para buscar diversos elementos que serían de utilidad para el seguimiento del caso.

Al día siguiente la autopsia determinó que la lesión mortal fue un traumatismo “craneoencefálico severo”. Además el médico forense, Ricardo Torres confirmó que tenía otras lesiones en la cara anterior del tórax y en sus miembros inferiores, originados alrededor de 15 o 20 días atrás.

Por la noche los restos de la joven fueron despedidos en La Toma y cientos de vecinos se acercaron a acompañar a la familia.

El Municipio determinó tres días de duelo dado que Carla fue empleada de la comuna en el año 2009.

Luego del deceso, la Justicia resolvió procesar al adolescente por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”. Pérez, que ya tiene 18 años, continúa detenido con prisión preventiva.

La defensa del acusado, a cargo de Vicente Cuesta, apuntó hacia la diferencia de edad entre la pareja y sobre la intervención médica en La Toma. También sostuvo que “las dos personas son víctimas de las circunstancias”.

El abogado de a la familia de Carla, Cándido Assat, señaló a El Chorrillero que “la causa se encuentra a la espera del juicio oral”.

Assat representa al hijo de Carla, que hoy tiene 9 años y que luego de la pérdida de su madre quedó a cargo de su papá.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR