X

Preocupación de artesanos frente a la solución que ofreció el ministerio de Medio Ambiente

El organismo gubernamental planifica una extracción de aproximadamente 60 toneladas de materia prima para atender la demanda de los marmoleros de La Toma.

Sergio Freixes, ministro de Medio Ambiente, Producción y Campo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 10/07/2018 00:36
PUBLICIDAD

El ministro de Medioambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes determinó esa solución ante la crisis por la que atraviesan los artesanos del mármol ónix, desde hace cinco meses por la falta de piedra.

El diputado José María Escudero (Unidad Justicialista) confirmó a elchorrillero.com, que el ministro Freixes autorizó una extracción para abastecer a los trabajadores hasta que se materialice una solución definitiva.

“Vendrán a dar una respuesta a los marmoleros. Para ello se tiene que conseguir una retroexcavadora y herramientas. La solución ya está, ayer (por el jueves) me lo confirmó (Sergio Freixes)”, manifestó el diputado del departamento Pringles a este medio el último viernes.

Según el dirigente la única forma de dar una respuesta inmediata a la problemática, era sacar una determinada cantidad de piedra para que los talleres, en particular los más pequeños, trabajen hasta que el Gobierno concilie una propuesta definitiva.

La medida producirá alrededor de 60 toneladas y estiman que proveerá mineral para trabajar tres meses, aunque no se puede precisar con exactitud porque en cada explosión hay piedras que quedan inútiles para la labor artesanal.

Lo que influye en la erosión es la cantidad de explosivo que se use. La técnica conocida como “tiros cargados” consigue extraer grandes cantidades de piedra, pero sólo un pequeño porcentaje queda útil: “De 200 toneladas sólo sirve el 20%, hay que ser cuidadoso porque no es un material renovable”, dijo.

La falta de mármol ónix salió a la luz durante los primeros días de mayo cuando los artesanos manifestaron su malestar frente a un problema que por ese entonces tenía tres meses de continuidad y había afectado a la economía local.

Al menos unos 60 talleres con un promedio de cuatro empleados cada uno, ven perjudicados sus ingresos. La dilación del conflicto llegó incluso al Concejo Deliberante, desde donde reconocieron unánimemente la “emergencia laboral”.

En ese sentido, Escudero indicó que “es responsabilidad de los dirigentes de La Toma”.

“Nunca llevamos un único mensaje, vamos individualmente, entonces cuando se pide por temas como este, el Gobierno empieza a titubear porque no sabe a quién hacerle caso. Tenemos que hacer autocrítica, hay buenas intenciones pero falta estrategia”, señaló el diputado.

¿Qué dicen los artesanos?

El Chorrillero se comunicó con Pedro Guzmán y Rubén García para conocer sus posturas. Ven como “positivo” que “se haga la explotación” pero les preocupa cómo será el contexto de la temporada.

“No alcanzará. Para febrero no habrá mármol y a los artesanos más pobres nos perjudica porque estaremos transitando todavía la temporada del turismo en la que se producen los mayores ingresos”, advirtió García.

Guzmán aseguro que si bien la medida es positiva ya que los más pequeños podrán adquirir la materia prima, “no hay que dejar de lado la normalización definitiva”.

“No nos podemos comprometer con pedidos porque no sabemos si vamos a tener piedra”, alertó.

“Hace meses que tenemos problemas, a los marmoleros más grandes les vendieron 80 toneladas y ahora tienen reserva. A nosotros no nos queda más alternativa que usar retazos porque necesitamos trabajar”, señaló García.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR