X

El hermano del procurador pidió una “ley antidoping para jueces y funcionarios de la Justicia”

El abogado y exministro de Gobierno, Gonzalo Estrada exigió “dar certeza de que no hay droga en los Tribunales” de San Luis.

Estrada puso un manto de sospecha sobre los miembros de uno de los poderes del Estado.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/07/2018 00:35
PUBLICIDAD

El dirigente formuló ayer graves declaraciones que pusieron un manto de sospecha sobre los miembros de uno de los poderes del Estado.

Todo empezó con un posteo que hizo antenoche en su cuenta de facebook, tras la destitución por parte del Jurado de Enjuiciamiento de la jueza de Familia de Villa Mercedes, Silvina Lafuente. En el caso su hermano y procurador General de la Provincia, Fernando Estrada, actuó como acusador y pidió la remoción.

Ayer dio otro paso en declaraciones periodísticas y salpicó a Lafuente y el juez de Instrucción Penal, Alfredo Cuello.

Estrada no es un abogado más. Es nada más y nada menos que el hermano del procurador General de la Provincia. El dirigente del PJ villamercedino que usualmente tiene un alto perfil, fue ministro de Gobierno, Justicia y Culto de Alberto Rodríguez Saá y también diputado provincial por el departamento Pedernera.

El letrado sostuvo que es necesario “dar certeza de que no hay droga en Tribunales y la certeza se da con el control antidoping” debido a que la magistrada planteó que “hay corrupción” en la Justicia.

Lafuente fue denunciada por abuso de autoridad, mal desempeño de sus funciones e incumplimiento de los deberes y finalmente destituida en el segundo Jury de Enjuiciamiento. Sin embargo, para Estrada eso “no alcanzó en algún momento ni siquiera a rozar la corrupción económica de ella”.

En este sentido indicó que no invalida las acusaciones de Lafuente “porque hasta ese momento o hasta escasos minutos antes ella integraba todavía el Poder Judicial”.

“En ese contexto yo me pregunté qué diría el Colegio de Magistrados de Villa Mercedes de declaraciones tan inquietantes de quien cinco minutos antes era una jueza de Familia”, desafió Estrada durante una entrevista en el programa Conectados, que conduce Juan Pablo Galliano por Radio Digital.

El hermano del procurador también habló del caso por presuntos abusos sexuales en el Colegio San Buenaventura. “Esa causa tiene otras derivaciones porque uno de los padres llegó inclusive a denunciar que el juez Cuello lo había amenazado con un arma de fuego en frente de su local comercial”, recordó.

Estrada se hizo eco de las declaraciones de ese padre y apuntó: “también dice que él tiene dudas de que el juez quisiera hacer o debiera hacerse un análisis de sangre o de orina respecto a su adicción a las drogas”.

“Yo no sé si el doctor Cuello es drogadicto o no, pero en definitiva tampoco tengo porque dudar de un padre denunciante que hace esas declaraciones en un Tribunal y bajo juramento”, cuestionó Estrada.

Asimismo afirmó que este tipo de manifestaciones “trasciende la persona misma de Cuello e involucra a una función judicial, a uno de los poderes del Estado que merecerían el dictado o al menos la revisión de todas estas cuestiones, que implicara un control antidoping de los magistrados”.

En base a esto fue que Estrada realizó el pedido de los exámenes y remarcó que “la Justicia debe ser en definitiva una solución y no un problema” y que las personas deben encontrar en ella “certezas y no inseguridades”.

“Yo no sé si hay jueces que son puntualmente drogadictos o no, pero sí sé que tienen la obligación de darle a la ciudadanía certezas de transparencia, de que la función judicial es impoluta”, insistió.

Además indicó que la propuesta podría implementarse por medio de una ley, un reglamento de la Justicia o “hasta por la propia voluntad de cada integrante”.

Por primera vez un exfuncionario que en su paso por la función pública fue el interlocutor oficial del Gobierno ante el Poder Judicial, pone en duda en esos términos a los jueces. Como legislador además integró el Jurado de Enjuiciamiento de magistrados y funcionarios.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR