X

Detuvieron a un delantero de San Telmo por el asesinato de un joven en Hurlingham

Nahuel Oviedo fue aprehendido junto a otro hombre. Están acusados del homicidio del exarquero de Almagro, Facundo Espíndola, a la salida de un boliche.

Uno de los dos agresores detenidos también es futbolista del ascenso y ya había estado preso dos veces.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/07/2018 10:49
PUBLICIDAD

Una pelea a la salida de un boliche, en Hurlingham, terminó con la muerte de Facundo Espíndola, un arquero que hizo inferiores en River y jugó profesionalmente en Almagro. Uno de los dos agresores detenidos también es futbolista del ascenso: el delantero de San Telmo, Nahuel Oviedo, que ya había estado preso dos veces.

Espíndola fue asesinado durante la mañana de hoy a puñaladas. Dos hombres fueron detenidos acusados del crimen y uno de ellos es Oviedo, otro jugador de fútbol, que actualmente forma parte del plantel profesional del club de la B Metropolitana. Nació el 9 de mayo de 1990 y su rostro fue identificado a partir de las imágenes que registraron las cámaras de seguridad vial de dicha localidad. El otro involucrado es Ever Augusto Brisuela Cáceres.

Oviedo se inició en Huracán, donde debutó en primera en 2010 y permaneció en Parque Patricios hasta 2013. Luego vistió la camiseta de Sportivo Italiano, tuvo un breve paso por Sportivo Barracas y retornó a San Telmo, donde jugó durante la última temporada de la Primera B Metropolitana. En el certamen, que finalizó antes del Mundial, el delantero participó de cinco partidos pero sin hacer goles publicó TN.

No es la primera vez que Oviedo queda detenido. En 2013 estuvo preso tras ser acusado de participar de un robo a una agente de la Policía Metropolitana, en la que le extrajeron su arma reglamentaria. Mientras que en 2011 lo arrestaron, señalado como el autor, junto a dos cómplices, de una entradera a una casa en Villa Devoto.

En una entrevista que le había dado a Olé a comienzos de 2016, ya fuera de la cárcel, Oviedo había afirmado ser inocente del robo del arma a la agente. “No tuve nada que ver. Me comí un garrón por los antecedentes. Estoy arrepentido por haber hecho sufrir a mi familia”, había asegurado en aquél momento.

Sin embargo, el propio atacante había reconocido su participación en el robo de la vivienda. “Tenía 21 años y ya había debutado en Primera. Me había comprado mi primer coche hacía dos semanas, un C3. Estaba con los chicos del barrio, llegó un grupo de amigos y me dijeron que ya habían ido a una casa y tenían que ir a levantar unos televisores y otras cosas”.

De ese episodio, que lo dejó tras las rejas por primera vez en su vida, agregó: “Lo único que tenía que hacer yo era poner el auto, esperarlos a la vuelta y ellos se encargaban de todo. No me llevaron engañado pero me la vendieron como que era fácil. Pero apareció la Policía y no tuve reacción. Y pensé: ‘Me cagué la vida'”.

La agresión que terminó con la vida de Espíndola ocurrió este domingo por la mañana en el estacionamiento de un local de comida rápida sobre la Avenida Jauretche 678 de Hurlingham. El enfrentamiento, que quedó registrado por las cámaras, comenzó cuando los dos agresores se bajaron de un auto Peugeot 308 color blanco y discutieron con el arquero.

Después de agarrarse a piñas, uno de los atacantes puso fin a la pelea de un modo fatal: sacó un cuchillo y se lo clavó a la víctima en el tórax. Mientras los atacantes se subieron de vuelta al auto, el joven ensangrentado caminó cerca de 100 metros y murió cerca del frente del negocio. Una persona que pasaba por la zona intentó reanimarlo, pero no pudo hacer nada.

Tras la alerta del Centro Integral de Prevención Hurlingham, una patrulla interceptó al Peugeot en las calles Vergara y Azurduy, de Villa Tesei, y arrestó a los dos ocupantes, Oviedo y Brisuela Cáceres.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR