X

Hallan un cuerpo al sur de la ciudad; podría ser de un hombre que desapareció en 2016

Los indicios hacen pensar que se trataría de Sebastián Gil, a quien vieron por última vez hace un año y nueve meses.

En la Comisaría 41º se radicó el paradero de Gil.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/07/2018 15:53
PUBLICIDAD

Recién esta tarde los familiares fueron convocados a la Comisaría 41º para identificar algunas pertenencias que se secuestraron hace aproximadamente 10 días.

“No son las noticias que esperaba, pero no quiero hablar hasta ir a la Policía”, le adelantó a elchorrillero.com, Alfredo Gil, el papá del hombre desaparecido el 8 de octubre de 2016.

Desde la dependencia confirmaron que un cuerpo en descomposición fue encontrado en el interior de un campo, sobre la ruta 3 sur (hacia Beazley), pasando el puesto de la Policía Caminera.

Los efectivos ahora trabajan en una causa “de muerte e identificación de persona”, y en el caso tomó intervención el Juzgado Nº2 (que estaba de turno en el momento del hallazgo). La denuncia de paradero la llevaba adelante el Juzgado Nº1.

De acuerdo con la información, una persona que transitaba por el campo se encontró con el cuerpo y dio aviso a las autoridades. Los efectivos se encontraron con la escena de un “presunto suicidio”, según una fuente policial.

Debido al tiempo que llevaba ahí, el cuerpo no estaba completo, y para tratar de identificarlo se secuestraron prendas de vestir y un celular. Además será necesario que se ordene un ADN para confirmar definitivamente la identidad.

Sebastián Vicente Gil tenía 34 años cuando se fue de su casa. Sus familiares dijeron que en ese momento llevaba puesta una remera de Boca Juniors y un jeans celeste claro. Vivía en el barrio 500 Viviendas sur, con su esposa y sus hijos de 7, 8, 10 y 11 años.

Su padre, que estuvo siempre al frente de una búsqueda incansable, le relató a los policías que durante la noche del 7 de octubre, su hijo discutió con su mujer, Soledad Sarmiento y que “se fue deprimido a beber con sus amigos”. Dijo también que lo encontró “alrededor de las 10 del otro día” y lo llevó a su domicilio. Pero después de eso se fue para siempre.

El hombre espera tener las certezas de la Policía para dejar que su hijo recién ahora, se vaya en paz. El celular que hallaron en las inmediaciones seguramente guardará todos los mensajes desesperados que escribió ese padre.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR