X

Cuando se politizan las banderas históricas de “Memoria, Verdad y Justicia”

“Sería falso saber que una persona que no reconoce su error tenga trato con los DDHH”, dijo Estela de Carlotto en 2011; pero siete años después volvió a San Luis y perdonó a Alberto Rodríguez Saá por la carta al dictador Emilio Eduardo Massera.

Carlotto no solo almorzó con el primer mandatario sino que también visitó uno de los proyectos que más atención y recursos le destina el actual Gobierno, como son las escuelas generativas.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 27/07/2018 17:16
PUBLICIDAD

En aquel momento, el discurso de la referente de Abuelas de Plaza de Mayo fue contrario al que formuló este miércoles. Ahora dijo que forma parte del pasado la carta que el actual gobernador redactó al Gobierno Militar pidiendo “sanciones ejemplares” contra dirigentes políticos.

La presencia de Estela de Carlotto en San Luis y sus declaraciones devolvieron vigencia a un hecho que fue repudiado por los organismos de derechos humanos: la carta donde Rodríguez Saá “señalaba” de “subversivos” a dirigentes políticos, y solicitaba “un castigo ejemplar”.

Esta vez, Carlotto también opinó sobre el tema, pero su discurso fue diferente al que manifestó a los periodistas sanluiseños hace 7 años atrás; dejó bien en claro su perdón: “Yo de esa carta ya sé. Es un pasado, la oportunidad del cambio hay que dársela a todos”.

El 31 de octubre de 2011, Estela de Carlotto visitó la provincia para recibir en la Universidad Nacional de San Luis el “doctorado Honoris Causa”. Habló de la lucha y del momento más oscuro que vivieron los argentinos. Contra Rodríguez Saá fue dura y firme en sus apreciaciones: “Las abuelas respetamos el voto de la gente. A esa persona la votó el pueblo, ¿o no? Yo, particularmente, acompañando a los organismos de derechos humanos de esta provincia, les diría, a todos, que obliguen a que se pongan las cosas en su lugar. Muchas cosas todavía en esta provincia no están puestas en su lugar”.

Dejó en claro que por entonces no “existía trato” ni tampoco “conexión”. Consideró que “sería casi falso saber que una persona que no se rectifica, no reconoce su error, tenga algún trato con los organismos de Derechos Humanos”.

La integrante de Plazas de Mayo, identificada con el kirchnerismo desde la primera hora, llegó a San Luis en un momento donde Rodríguez Saá comulga con la expresidenta Cristina Kirchner.

Allí probablemente se encuentre la explicación del perdón que recibió el actual gobernador que camina de la mano del kirchnerismo, en búsqueda de un lugar en una fórmula presidencial.

Una de las voces más autorizadas en derechos humanos en San Luis, Norberto Foresti planteó ayer un interrogante que probablemente ayude a entender los últimos hechos. “No quiero pensar que se trate de un negocio político porque el daño sería más profundo”, dijo el referente de la APDH.

Carlotto no solo almorzó con el primer mandatario sino que también visitó uno de los proyectos que más atención y recursos le destina el actual Gobierno, como son las escuelas generativas.

En la conferencia de prensa que brindó junto a concejales de la ciudad, entre ellos a Piri Macagno (hijo de desaparecidos), justificó que “si uno guardara esos malos recuerdos, pocos quedaríamos de pie”. Y para reforzar su pensamiento añadió: “Muchos han cometido errores y luego han vuelto al redil, y se lo ha recibido como a un hijo prodigo”.

Desde que se sentó a la mesa, Carlotto fijó su posición política y fue muy crítica contra el presidente Mauricio Macri.

“Este es un gobierno constitucional con actitudes ilícitas, lo que hace es ilícito porque la ley no marca la posibilidad que se cumpla el decreto de necesidad de urgencia, lo que es un abuso de autoridad de una persona que toma el gobierno como si fuera una empresa o un faraón que baja el dedo y decide cuando quiere”, opinó en relación a la reforma militar que anunció días atrás el presidente.

Como signo de “no aflojamos nunca”, Carlotto habló de la marcha que llevaron adelante este jueves diferentes organismos de derechos humanos y agrupaciones políticas.

En su línea política definió que “el enemigo de este gobierno es el justicialismo”; y consideró que si mantiene la unión, “en el pensamiento que esto no puede seguir, eso hará que en 2019 se renueve el gobierno y venga otro signo que vaya después de a poco, porque va a costar y vamos a tener que ayudar”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR