X

Tragedia de Zanjitas: la Justicia ordenó una “evaluación psiquiátrica” para las alumnas y los padres

El pedido generó molestias en las familias que vivieron hace siete años la tragedia vial más grave ocurrida en la provincia.

A siete años del accidente, los padres salieron a cuestionar las medidas solicitadas por la Justicia.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/08/2018 21:18
PUBLICIDAD

Alejandra Manucha es la mamá de una de las pequeñas que perdió la vida en el accidente; y hoy en declaraciones al programa Nada Secreto que conduce Mario Otero por Radio Universidad expresó su dolor e impotencia por la medida judicial.

Puntualmente, se ordenó una “evaluación psiquiátrica” a los padres y a las nenas sobrevivientes del accidente.

Pero no fue el único requerimiento judicial, ya que también se solicitaron otros estudios médicos como resonancias y ecografías. “Es algo que pasó hace siete años y que ellos (los padres) han tenido que luchar día a día para sacar a sus hijas adelante. Es bronca e impotencia lo que sentimos; qué quieren comprobar, de qué quieren zafar estos señores”, sostuvo Manucha.

El 2 de noviembre de 2011, un tren de carga embistió a un micro de la empresa Polo en la localidad de Zanjitas. En el colectivo viajaban 40 estudiantes del Colegio Santa María junto a docentes de la institución educativa. Iban a realizar una actividad solidaria.

Producto del accidente, ocho personas perdieron la vida, entre ellas seis alumnas y dos maestras.

“Las muertes de las niñas ocurrieron y no van a volver a la vida por más daños que ellos comprueben que tuvimos los padres. De qué está hablando esta gente, eso es lo que no entiendo de la Justicia”, expresó con indignación la madre.

“Esto no solamente me parece abusivo sino que es un desgaste de todo tipo, más por las nenas que todos los días luchan porque vivieron ese horror.  Para mí es un esfuerzo enorme tener que levantarme diariamente para ir a trabajar, salir adelante y reclamar para que se haga Justicia”, añadió la mujer.

El único condenado por el hecho fue el chofer del transporte, Julio César Jofré. Lo sentenciaron a cuatro años y ocho meses de prisión.

“Yo creo que ellos están buscando no hacerse cargo de las responsabilidades, porque si a nosotros nos mandan a hacer esas pericias y todo lo demás, en el juicio penal donde quedó procesado el colectivero, se comprobó el falso testimonio por parte del cura, la monja y un montón de otras personas. ¿Qué fue lo que pasó con eso?”, se preguntó por último.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR