X

El marido de Débora Pérez Volpin, a seis meses de su muerte: “La verdad la tenemos, ahora queremos Justicia”

Quique Sacco confía en la pronta elevación de la causa a juicio oral. La Cámara del Crimen tiene que decidir si ratifica o no los procesamientos de los médicos.

La Cámara del Crimen tiene que decidir si ratifica o no los procesamientos de los médicos.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 06/08/2018 14:21
PUBLICIDAD

Este lunes se cumplen seis meses de la muerte de Débora Pérez Volpin en un quirófano del Sanatorio de la Trinidad y también es un momento clave para el avance de la causa, ya que la Cámara del Crimen tiene que decidir si ratifica o no los procesamientos de los médicos. “Hay pruebas de sobra y el informe pericial es contundente”, afirmó esta mañana en Arriba Argentinos, Enrique Sacco, su marido.

En la primera entrevista que brinda desde la inesperada pérdida de su compañera y con la emoción todavía a flor de piel, Sacco sostuvo que hacer la denuncia “fue una decisión difícil” que tomaron en familia y que ahora necesitan “una respuesta pronto de la Justicia” para seguir adelante. “Queremos que Débora descanse en paz”.

Como lo hizo desde el primer momento después de que ocurrió la tragedia, el periodista aclaró: “No queremos venganza, queríamos la verdad”. El resultado de la autopsia despejó los interrogantes que ni los médicos ni el sanatorio habían podido responder, por eso solo esperan que la Cámara del Crimen ratifique los procesamientos para que la causa se eleve a juicio oral. “Evidentemente hubo negligencia o impericia”, sostuvo.

“Esperamos que esto marque un hito en este tipo de casos”, remarcó Sacco. El duelo, mientras tanto, sigue en pleno proceso y no duda en reconocer: “Débora era el amor de mi vida”. “Elegí seguir adelante y quedarme con lo mejor de ella”, concluyó.

Una muerte “evitable”

Para el juez Carlos Bruniard, la muerte de Débora Pérez Volpin “pudo haberse evitado”. Eso no fue todo: el magistrado consideró que el endoscopista y la anestesista “violaron el deber de cuidado” y que mintieron en sus declaraciones indagatorias. Por eso, responsabilizó a Diego Bialolenker y a Nélida Inés Puente por “homicidio culposo”, los procesó sin prisión preventiva y los embargó por $ 1.700.000 consignó TN.

En una resolución de 86 fojas, el juez concluyó, a partir de toda la prueba reunida, que el endoscopio fue el que le causó la lesión fatal a Débora y que la anestesista empeoró la situación de la paciente a ingresar oxígeno a varias zonas del cuerpo menos los pulmones.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR