X

Le robaron ocho veces en dos meses, hizo público su drama y atacaron el comercio

La propietaria aseguró que tras la seguidilla de robos, ningún representante de la Policía la llamó para ponerse a disposición.

Facebook
La dueña aseguró que hasta el momento se llevaron $250 mil en elementos de trabajo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 08/08/2018 22:24
PUBLICIDAD

Cynthia Escudero, la dueña del complejo deportivo “Fun Play”, volvió a vivir un hecho de inseguridad. Esta vez se trató de un ataque que recibió su local por parte de un hombre que rompió los vidrios a “pedradas”.

La mujer ha experimentado una serie de hechos que llegan a la suma de ocho robos en dos meses. El lunes registró el último, cuando le rompieron la puerta trasera del negocio.

Desde entonces Escudero siente que el sector donde se ubica su empresa (avenida Juan Gilberto Funes a la altura 586) es “zona liberada”.

En una entrevista que brindó al programa “Dale que Va” conducido por Emiliano Pascuarelli en Radio Nacional, expresó su enojo ante la reciente circunstancia que vivió.

Según describió, la empleada que se encarga de abrir el club le solicitó que en esta oportunidad la acompañara porque que tenía miedo, algo que todos sus empleados sienten como consecuencia de la inseguridad.

Cuando Escudero estaba llegando al complejo optó por llamar a la mujer, pero no contestaba. En un momento logró la comunicación y le contó que “un hombre rompió todos los vidrios”.

Para su empleada se trababa de una persona que salía en un video publicado en los medios, en el que se mostraba a alguien ingresando al local: “Le veía cara conocida”.

Lo cierto es que ayer mientras llovía, cerca de las 13, el hombre provocó los daños: “No sé si estaba bajo los efectos de drogas o qué, pero arrojaba piedras desde el portón”.

Escudero resaltó que no sabe qué pensar, no advierte si se trató o no de un hecho aislado, lo único que busca es “seguridad”.

Por otro lado indicó que una de las cosas que más le molestó fue que el policía que se encargó de asistirla, lejos de contenerla habría actuado de una manera que permitió que el sospechoso se alejara de la zona.

“Llegó a la media hora y empezó a preguntarme las características físicas. Uno de los chicos que estaba conmigo nos dijo que en la esquina había alguien muy parecido a las descripciones que estábamos aportando, pero el policía en vez de ir a ver si era la persona, me preguntó cómo me llamaba, cómo era la ortografía de mi nombre, me consultaba detalles protocolares. ¿Me estaba tomando el pelo? me parece una falta de respeto total”, manifestó.

En este sentido aseguró que ningún integrante de la fuerza se comunicó para ponerse a disposición. “Eso me enoja mucho”, dijo.

También recordó un hecho anterior en el que los efectivos actuaron del mismo modo: “Una persona quería entrar al baño y le permitimos ir a uno que tenemos afuera. Cuando notamos que habían pasado 40 minutos y no salía, llamamos a la Policía. En simultáneo esta persona salió y se quedó frente al club, el patrullero mientras tanto siguió por otro lado. Más tarde intentó ingresar por el alambrado”.

“Esto se podría haber evitado”, expresó.

Por último manifestó que está tratando de hacer lo posible para protegerse y resaltó que no hará denuncia ya que la falta de respuestas la ha desmotivado.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR