X

Sin aborto legal, el Gobierno evalúa reabrir el debate en la reforma penal

El Senado rechazaba al cierre de esta edición la legalización, sin proponer ninguna alternativa. El Gobierno dice que se volverá a discutir en el Código Penal.

El Cronista
El texto sería presentado ante el Congreso el 21 de agosto.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/08/2018 12:17
PUBLICIDAD

El Senado se encaminaba esta madrugada a rechazar de plano el proyecto para legalizar el aborto que hace dos meses aprobó la Cámara de Diputados, clausurando sin más un debate que llevó más de cinco meses y que se dio por primera vez en la historia argentina en los dos recintos del Congreso. Con dos marchas afuera del Palacio Legislativo, una en contra de la ley y otra, masiva, a favor; el Gobierno ofreció como premio consuelo, cuando la votación se encaminaba al rechazo, reabrir la discusión en los próximos días en el marco del debate por el nuevo Código Penal, informó El Cronista.

La jornada había comenzado con otra noticia negativa para los sectores que impulsaban la legalización, cuando al ingresar al Senado el tucumano José Alperovich avisó que votaría en contra. Con su pronunciamiento, en un escenario de asistencia casi perfecta, se preveía al cierre de esta edición que la votación recogería 38 rechazos, 31 apoyos, dos abstenciones (del santafesino Omar Perotti y de la neuquina Lucila Crexell, quien a último momento evaluaba votar a favor) y sólo una ausencia, de la puntana María Eugenia Catalfamo.

Ante la invariabilidad de las posturas, que se mantuvieron inalterables durante la jornada, Perotti y Crexell intentaron arriar agua para sus molinos y propusieron que inmediatamente después del rechazo, el Senado debatiese propuestas para replicar en una ley el fallo FAL de la Corte Suprema, en el caso del santafesino; o despenalizar a la mujer que aborte hasta la semana 12 de gestación, en la propuesta de la neuquina. Ninguno de los dos textos tenía, sin embargo, consenso anoche.

Aun así, los senadores que buscaban la ley insistieron en sus discursos en que la discusión en la sociedad quedará instalada y en que el aborto será legalizado en el corto plazo en la Argentina. “Quiero dar un mensaje a las que están en la calle, a las pibas: más allá de una votación, las luchas no empiezan ni terminan en una ley. Nosotras tomamos la posta de las que venían luchando. Y ustedes van a tomar nuestra posta en este proceso de ampliación de derechos”, subrayó la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun. Completó el peronista chubutense Mario Pais: “Si hoy no es ley, en muy poco tiempo lo será. Porque la sociedad lo necesita y la sociedad lo reclama”.

En la vereda de en frente, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, consideró “evidente” que el proyecto “no tiene consenso” y evaluó que ello se debe a que “la propuesta de Diputados es increíblemente exagerada: pasa algo que es un delito a ser una obligación para el Estado y los médicos”.

Para propuesta moderada, apareció sobre la noche de ayer una alternativa introducida en la discusión pública por el Poder Ejecutivo: un artículo en el anteproyecto de nuevo Código Penal que permitirá que las mujeres que aborten no vayan presas. No será en los papeles una despenalización, pues la pena de prisión seguiría vigente, pero el texto habilitaría a los jueces a otorgar condenas en suspenso o libertad a prueba.

La decisión llegó ante la certeza de que la ley caería en el Senado, tras una cumbre entre la Jefatura de Gabinete y el Ministerio de Justicia. Según fuentes del Poder Ejecutivo, habrá una nueva reunión hoy para definir los lineamientos finales.

El texto sería presentado ante el Congreso el 21 de agosto, en el marco del programa Justicia 2020. Incluirá penas de prisión de uno a tres años para las mujeres que aborten, aunque en el mismo texto habilitará a que los jueces puedan “disponer que la pena se deje en suspenso o eximirlas de ella, teniendo en cuenta los motivos que impulsaron a la mujer a cometer el hecho”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR