X

El Senado debatirá los allanamientos a Cristina Kirchner

La ex presidenta dio el aval para realizar los operativos aunque pidió garantías sobre los procedimientos. Ayer se realizó una marcha al Congreso para pedir el desafuero de la senadora.

La ex presidenta adelantó que permitirá el operativo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 22/08/2018 08:57
PUBLICIDAD

El Senado deberá definir si acepta las órdenes de allanamiento a las propiedades de Cristina Kirchner ordenado por el juez federal Claudio Bonadio por la megacausa que investiga presuntas coimas en la obra pública.

La ex presidenta adelantó que permitirá el operativo, pero le impuso condiciones al magistrado. El debate arrancará a las 14.

“A esta altura de las circunstancias no tengo ningún inconveniente en que el cuerpo autorice lo solicitado por Bonadio”, aseguró ayer la ex presidenta Cristina Fernández en una nota presentada a sus compañeros en la reunión de labor parlamentaria.

Cristina Kirchner aclaró en la nota que pretende “terminar, de una vez por todas, con el show montado alrededor de estos allanamientos sin fundamentos” y solicitó que el Senado no autorice el ingreso de cámaras y que estén presentes sus abogados, informó Filonews.

Además, pidió que participe un senador designado por ella para “garantizar lo que disponga y ordene este cuerpo”. También pidió que “se resguarden los objetos de uso personal y de aquellos que conformen el ajuar de las casas” y que el juez “no rompa nada”. Dejó incluso un pedido personal: que no se altere su casa de El Calafate, donde vivió Néstor Kirchner.

Desde el oficialismo, la vicepresidenta Gabriela Michetti se expresó anoche en contra de estos requerimientos. Ayer por la noche una multitud se juntó frente al Congreso para exigir el desafuero de Cristina y también que se trate en el recinto la ley de Extinción de dominio.

En caso de que el Senado apruebe los allanamientos, Bonadio podría ordenar en forma inmediata los operativos en el departamento de la senadora en el barrio de la Recoleta, en su casa de Río Gallegos, en su lugar de “descanso” en El Calafate y en su despacho en el Congreso.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR