X

El Gobierno comenzó a remover los escombros para reconstruir la Casa de Tucumán

El edificio quedó en ruinas después del incendio que sufrió en octubre del año pasado. Alberto Rodríguez Saá decidió que la reconstrucción se haga con los fondos ATN.

Un incendio incontrolable la consumió el 4 de octubre del año pasado, y quedó devastada, abandonada.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/08/2018 00:01
PUBLICIDAD

Los dineros que se destinarán son los que tenían planificados los intendentes para realizar obras en sus pueblos. Pero el gobernador durante los anuncios del plan “sueños puntanos” en julio pasado firmó el decreto N° 2807 y formalizó la decisión.

“Se incendió la Casa de Tucumán, la incendiaron, se incendió… bueno. Es una enorme atracción turística, es un acierto, es un homenaje, donde se declaró nuestra independencia, donde el delgado de San Luis, Juan Martín de Pueyrredón fue nombrado director supremo. Es parte de la gesta sanmartiniana y se quemó”, dijo Rodríguez Saá el 3 de julio durante un acto donde además anticipó otras obras.

“Los otros días hablando sobre la deuda, el ministerio del Interior de la Nación había mandado dinero a algunos municipios. Yo diría que no lo necesitaban”, aseguró para justificar la rúbrica.

“Aclaramos con el ministro que sobre ese dinero había una prioridad. Qué mejor para un acto de vandalismo, desastre o tragedia se repare con esos dineros. Fuimos autorizados verbalmente para que los fondos se dispongan para reconstruir la Casa de Tucumán”, indicó para que no quedaran dudas.

El Gobierno construyó la réplica en secreto en un tiempo récord (75 días según el plazo oficial de ejecución) y gastó $16.525.214,23.

La estructura se construyó con las dimensiones, características morfológicas y terminaciones propias del edificio original de 1816 que encuentra en la provincia de Tucumán. La superficie cubierta total tiene 776,55 m2 y tres patios. Además estaba equipada con el mobiliario, también réplica de esa época.

Un incendio forestal la consumió el 4 de octubre del año pasado, y quedó devastada, abandonada. Por muchos meses los turistas que llegaron al Cabildo la visitaron, así rota, así en ruinas. Todo se quemó. Solamente las paredes  quedaron en pie.

Millones de pedazos de tejas y vidrios se acumularon en el piso, maderas quemadas, amontonadas y algunas colgando de los techos. Esa fue la carta de presentación de los visitantes que dejaron sus grafitis en las paredes como señal de que habían pasado por allí.

Ahora, después de 10 meses, el ministerio de Obras Públicas e Infraestructura comenzó la recolección de los escombros. El funcionario a cargo, Juan Lauguero difundió de manera oficial que las tareas son realizadas por trabajadores del Plan Solidario y que eso “significará un ahorro para el Estado” a la hora de adjudicar la empresa.

Lauguero, en un video que se difundió a través del facebook del organismo, confirmó que para la “restauración y puesta en valor” el Gobierno asignará $16.260.000. El plazo para concretarla será de 7 meses.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR