X

Por falta de una aprobación de los terrenos, familias no pueden acceder a sus viviendas

Se trata de 22 casas que están construidas en Anchorena. Los beneficiarios, donde la mayoría son madres solteras, aún siguen pagando alquileres y esperan la entrega de sus hogares.

facebook
Lo único que falta para hacer la entrega de viviendas, es la aprobación de los terrenos donados.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/08/2018 22:06
PUBLICIDAD

El intendente, Aldo Muñoz, aseguró que las 22 familias damnificadas son “bastante carenciadas”.

De acuerdo a lo que informó, se trata de una serie de viviendas correspondientes al Plan Solidaridad. Seis de casas se construyeron con recursos municipales y al quedar sin las posibilidades económicas para continuar los trabajos, el Gobierno las terminó.

Estos hogares, que según el intendente están finalizados desde el 30 de junio, no pueden ser entregados porque el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá no autoriza las donaciones de los terrenos donde se edificaron.

“Yo hice la donación, lo publiqué en el Boletín Oficial, sólo falta la aceptación del Gobierno provincial para poder entregarlas a las familias, la mayoría son madres solteras y están apuradas porque siguen pagando alquiler”, sostuvo Muñoz en declaraciones a la periodista Gladys Aguilar de Radio Universidad.

A su vez manifestó que no conoce cuales son los motivos, pero advirtió que hicieron “todo en regla”. “No sé cuál es el problema, queda la decisión del Gobierno”, añadió.

Por otra parte reflexionó en torno a la disposición de las obras que se proyectan en los parajes de la provincia y expresó que le parece que “está bien que se les dé prioridad”, pero aseguró que “los pueblos chicos también las necesitan”.

“En el departamento Dupuy, Anchorena es un pueblo que sobrevive, no tenemos industria. Nuestro fuerte el ganado vacuno, hay alrededor de 680 mil cabezas, pero no vemos nada de la venta; entonces es un departamento rico en ganadería con municipios pobres”, puntualizó.

En ese sentido definió que les “cuesta mucho avanzar” y que en la localidad, que cuenta con aproximadamente 750 habitantes, hacen “estirar” los fondos para cumplir con los distintos proyectos.

Por último, tuvo en cuenta que las finanzas municipales se vieron afectadas por “juicios de la gestión anterior” que ahora se debieron pagar. Ello contribuyó a que procedieran a algunos recortes.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR