X

UNSL: se retrasará el cobro de sueldos y el comedor dejaría de funcionar

La protesta en “defensa de la educación pública” y de una mejora salarial para el sector, interrumpió el proceso de liquidación de haberes.

Foto: la bulla.
El personal de la UNSL debía cobrar sus haberes el viernes 31.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/08/2018 16:33
PUBLICIDAD

Los trabajadores deberían cobrar el próximo viernes pero no podrán hacerlo. Esto también afectaría en las próximas horas al comedor universitario y a la obra social.

Esta mañana, el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Félix Nieto Quintas se reunió con el secretario General de Apunsl, Alberto Geraiges, y dieron a conocer un panorama de la situación por la cual atraviesa la casa de estudios.

Estudiantes autoconvocados tomaron el rectorado de la UNSL hace una semana para visibilizar una serie de reclamos referidos a la “defensa de la educación pública” y los salarios de los docentes.

Debido a la medida de fuerza se interrumpió el funcionamiento admnistrativo que impedirá el pago de los salarios que está estipulado para el último día hábil de cada mes, es decir, el próximo viernes 31.

El miércoles pasado inició el proceso de liquidación, que generalmente tiene una duración de cuatro días, pero horas más tarde se vio interrumpido por la medida de fuerza. Por eso ahora habrá una demora en el cobro de los haberes.

“Muchas cuestiones son sensibles, por ejemplo el pago de sueldos de tres mil familias”, sostuvo Nieto Quintas en declaraciones al programa Nada Secreto de Radio Universidad.

A este problema se suman otros. El rectorado tiene obligaciones como son las becas de los estudiantes, los aportes a Anses, a la AFIP y los destinados a financiar la obra social.

Asimismo, peligra el suministro de insumos al comedor universitario, al que acuden “más de dos mil chicos por día”, y “licitaciones por sumas importante de dinero que van a sufrir las consecuencias”, agregó el rector.

Por su parte, Geraiges dijo, en declaraciones con El Chorrillero, que si bien por el momento los chicos están utilizando los servicios para el almuerzo y la cena, les han comunicado que hay un “desabastecimiento de mercadería porque hay que pagarle a los proveedores”. Por ello, se estima que “el viernes será el último día del servicio”.

Pese a todo esto, la máxima autoridad de la UNSL, aseguró que no piensa intervenir en la toma debido a que “se respeta como cualquier medida de fuerza” y él no es un “barrabrava”.

“Mientras yo sea rector jamás la Policía va a entrar al edificio de la universidad. No está en consideración esa posibilidad”, añadió.

Sin embargo, destacó que existe “predisposición para hablar” con los alumnos con el fin de “explicarles la compleja situación que reviste la liquidación de los haberes y otros temas”.

Actualmente, se está ejecutando la cuarta semana de paro por tiempo indeterminado que fue resuelta por los docentes universitarios en reclamo a un incremento salarial y un mayor presupuesto.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR