X

Operación Hereford: Un abogado denunció amenazas y escuchas ilegales

Rafael Berruezo aseguró que uno de sus testigos, que aún no había sido notificado en el caso, recibió un llamado telefónico que lo intimidó a no aportar sus declaraciones. La jueza Virginia Palacios ya fue informada del caso.

Berruezo pidió la excarcelación de su cliente.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 13/09/2018 16:05
PUBLICIDAD

La causa que investiga la denuncia por robo de ganado en  propiedades del productor agropecuario Julio César Vergés, sigue arrojando novedades. Una de las últimas informaciones dio cuenta que se pidió la excarcelación de José Alberto Chiotti, su hijo (del mismo nombre), el empleado Pablo Escudero y el transportista Luis Alfredo Pereyra.

Por otro lado trascendió que la jueza Penal Virginia Palacios ordenó detenciones a nuevos sospechosos, sumado a una serie de allanamientos. En este contexto, surgió un nuevo dato que suma cuestionamientos por parte de los abogados a la causa.

Berruezo se encuentra preocupado por las posibles escuchas ilegales.

Un veterinario cuya identidad no se difundió públicamente, estaba incluido en la estrategia de Rafael Berruezo, representante legal de Pereyra, para aportar datos a la investigación. El testigo no había sido nombrado en el caso y tampoco había prestado declaraciones. Sin embargo a las 2 de la madrugada de ayer recibió un llamado telefónico que le advirtió: “Fijate, no te metas, no declares, vos tenés hijos”.

“Nos llama mucho la atención el hecho de que sabían que lo íbamos a poner como testigo. Estábamos esperando que se resolviera la situación procesal y llegado el momento lo propondríamos, los únicos que sabíamos de esto éramos los abogados defensores, Pereyra y yo”, sostuvo Berruezo en diálogo con elchorrillero.com.

En la misma línea agregó que les “asusta mucho” la situación porque es evidente que los están escuchando, tanto a la familia de Pereyra, como a los abogados.

“Son intervenciones ilegales, no me pueden escuchar, además se trata de secreto profesional. La única forma en la que pueden utilizar el recurso es si el abogado da instrucciones para cometer un delito, pero no se ha aconsejado eso en ningún caso”, explicó.

Esta mañana en declaraciones a Radio Universidad infirió que la maniobra procede desde la comisión que desarrolla las investigaciones, quienes serían “los únicos” que tienen acceso a este tipo de acciones. Por ello aseveró que “no hay casualidad, sino causalidad” en los sucesos.

En diálogo con este medio el abogado dijo que necesita saber fehacientemente quién está detrás de la amenaza “porque si no es la comisión, no corresponde atribuirle algo en lo que no tienen responsabilidad”.

Según comentó, se reunirá con el veterinario para ver cuáles serán las actuaciones que seguirán, lo cierto es que Berruezo espera que denuncie para que se investigue la procedencia del llamado.

“Todos estamos preocupados. ¿Por qué la amenaza? ¿Cuál es el problema?”, expresó. Así agregó que tratará de contactarse con el ministro de Seguridad durante la semana próxima para analizar qué es lo que sucede.

De acuerdo a lo que detalló, Palacios ya está en conocimiento de las amenazas y le informó que estudiará la situación para determinar quien efectuó el llamado. Además le sugirió que el testigo se acerque a declarar, y garantizó que tendrá “toda la seguridad”.

“No entendemos que hay detrás de esto. En este momento hay seis personas inocentes detenidas por algo que la Policía dice tener (pruebas), un audio que circulan para decir que está la prueba del delito y no dice nada. Nos vienen dando la razón cuando decimos que hay seis inocentes”, remarcó.

Por otra parte recordó que este lunes pidió la excarcelación de su defendido, entendiendo que “no hay peligro de fuga”, con lo cual cree que debe preservarse su principio de inocencia quedando así en libertad, además “no tiene antecedentes”.

Por último indicó que hay una declaración de un testigo que fue efectuada en un departamento de calle General Paz, algo que no comprende particularmente porque “le hicieron firmar” unos testimonios bajo la amenaza de que lo podían detener.

“Se trata de un empleado que declaró que Pereyra transportaba sin guía, pero resultó que no era verdad, que no podía confirmar eso porque el hombre trabajaba en la alimentación de los animales. Vamos a realizar todos los planteos que consideremos oportunos, hay irregularidades y no podemos permitirlo, avalar este tipo de situaciones es grave”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR