X

“No creo que Adolfo y Alberto R. Saá estén peleados, esta película ya la he visto”

El dirigente peronista, Oraldo Britos opinó sobre las aparentes diferencias entre los hermanos Rodríguez Saá y consideró que un problema son las aspiraciones de Alberto R. Saá (h) y Gisela Vartalitis, quienes “no tienen chances” de llegar al poder.

Gisela Vartalitis, Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/09/2018 01:38
PUBLICIDAD

La idea de la existencia de una disputa se potenció en el encuentro que encabezó un irritado Adolfo Rodríguez Saá el viernes en la sede del PJ, en un contexto en el que se mostró una grieta que llegaría incluso a persecuciones desde el Gobierno.

En ese sentido, Oraldo Britos, ex senador y diputado Nacional por San Luis, opinó sobre el escenario actual en un diálogo con elchorrillero.com.

Sostuvo que lo  “alcanzado a lo largo de 34 años” por Adolfo y Alberto Rodríguez Saá, sería un motivo suficiente para conservar la unión, independientemente de las diferencias que pueden tener.

Asimismo fue contundente al sostener que probablemente “pierdan el poder”, y destacó que por ello “están tan preocupados en la elección de 2023”.

Oraldo Britos

A continuación los principales pasajes de la conversación:

-Mucho se habla de una pelea entre Alberto y Adolfo Rodríguez Saá. Usted ¿llega a la misma conclusión?

No, no creo que estén peleados. Hace cinco meses adelanté que se podría plantear un problema generacional, lo veía venir porque hay cuarentones que empiezan a seguir sus intereses políticos y naturalmente en el pueblo de San Luis se toma una posición de un lado o del otro. Esto es un tema de familia que no tendría que haber afectado la gobernabilidad y el orden.

-¿A quiénes se refiere al hablar de “cuarentones”?

-Me refiero al hijo del gobernador, Alberto Rodríguez Saá y a la esposa del senador Adolfo Rodríguez Saá, Gisela Vartalitis.

– ¿Ellos querrían continuar con el poder político?

-Esto lo digo como un ciudadano que pasó los 85 años y que ha tenido una experiencia grata en San Luis. Ahora se ha planteado un tema que se avecinaba, surgen los nuevos intereses. La idea de una pelea entre los hermanos es un tema que siempre ha rondado, de la prosecución de la conducción política en el poder de la provincia.

Yo hace 34 años lo puse (en la carrera política) a Adolfo (R. Saá). Alberto (R. Saá) vino por tres meses de senador y hace 34 años que está, con lo cual no quieren dejar el poder y se les ha armado un problema en sus raíces porque vienen las nuevas generaciones que aprenden de sus mayores, le toman el sabor al poder y finalmente quieren ser parte de ello.

-Esta aparente pelea ¿Es un juego?

-Si bien han hecho jugadas de este tipo, no creo que sea un juego. Muchos piensan que esto puede ser algo planeado para llegar a un tipo de votación donde el único elector sea la cabeza y los demás peleen debajo de alguna candidatura, eso llevaría tal vez a tener más votos, en este caso sería Adolfo si es como dicen que está punteando las encuestas.

-En la suposición de que esta discordia fuese una estrategia política ¿no se corre el peligro de causar un problema?

-La familia está tan atornillada que el suplente de Adolfo es Alberto. El primero iba a tomar parte como gobernador y en esta etapa seguía Alberto de senador Nacional. El problema no está en el 2019, Alberto planteó “Hay 2019”, pero si se analiza bien uno se da cuenta de que el problema está en el 2023, esa es la gran partida. Para las próximas elecciones saldrá un candidato de alguna manera, pero ellos están pensando en el 2023, no sé si para ese tiempo estaré con vida para verlo.

-¿Cuál sería la preponderancia del 2023?

Lo que tiene esa elección de particular es que los ahora cuarentones, Vartalitis y Alberto Rodríguez Saá hijo se están preparando para esa época. Eso lo ven Adolfo y Alberto, cada uno tiene su pingo, es lo que veo como un hombre viejo, esta película la he visto con otros actores en otros tiempos, no hay que creer que es nuevo.

El conflicto es circunstancial, los hermanos están en una mejor situación económica y social que cuando los encontré. En ese tiempo ellos estaban estudiando y recuerdo que cuando la llevé a Isabel Perón en 1965 Adolfo era el presidente de la Juventud Liberal, estaba en sexto año de la escuela Normal Mixta y sacó un comunicado en el diario diciendo que yo había llevado a una “copera”.

Después se hicieron más isabelinos que yo, son las cosas que pasan con el tiempo, la posición que tenían en esos años era una y luego la cambiaron, ahora cuando hablan lo hacen como peronistas, como si prácticamente ellos hubiesen inventaron el peronismo.

-En este sentido, si Alberto R. Saá (h) y Gisela Vartalitis poseen intereses políticos ¿tienen chances de alcanzar el poder?

-No creo. Es muy difícil, para dar un ejemplo menciono el caso Lula da Silva en Brasil que quiere transferirle el poder a otro dirigente. El poder en realidad es nato de Lula, es muy difícil pasarlo.

En el campo gremial por ejemplo, los hijos de (Saúl) Ubaldini no son lo mismo que su padre. La política es una pasión que se siente desde joven entonces lo único que se puede transferir son los documentos del poder, por más que haya preparación intelectual o capacidad, no es tan fácil transferir la política, eso sólo lo siente la persona que vivió la política toda la vida.

Los muchachos (Adolfo y Alberto R. Saá) piensan que van a seguir adelante, pero hay que acordarse que están pasando los 70 años, que si bien es una edad madura donde sirve la experiencia, uno no se puede mover como antes.

Alberto peleaba para ser gobernador (…), luego pensó en instalarse en el orden nacional, hablaba de ser presidente y por ello conversó con Máximo Kirchner, con La Cámpora, con Cristina (Kirchner), quien tiene un paquetito de votos muy centrado en la provincia de Buenos Aires, lugar al que el candidato del interior le cuesta llegar.

Él pensaba que con lo que tenía en San Luis podía tener influencia en el futuro presidencial, pero San Luis no reúne el 1% del padrón, no es importante.

En ese sentido hizo un acto en Ferro, encuentro al que no concurrieron los intendentes porque Cristina (Kirchner) no estaba de acuerdo. Lo dejaron solo y se le hace difícil.

Los viejos podemos ser consejeros, colaborar, ayudar, si realmente pensamos en lo que decía Perón (“primero la Patria”), entonces no puedo estar empujando para que los jóvenes me voten. Lo que pude hacer ya lo hice y ahora sigo para contarle a los más chicos las películas que he visto históricamente, donde han pasado hechos similares.

-Reflexionando en esto que acaba de comentar ¿tambalea el poder de Alberto y Adolfro R. Saá?

Si, tambalea. Esta problemática familiar actual traerá dificultades a futuro, más aún teniendo en cuenta que hay mucha gente en San Luis con una gran capacidad para hacer política, y de todos los partidos.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR