X

Inscriptos en viviendas sociales retoman el reclamo tras siete años de espera

Alrededor de 1500 familias sostienen que desde hace siete años esperan que el Estado construya los barrios. Ahora reanudan el pedido de respuestas.

Hoy un grupo de inscriptos se movilizará a Terrazas del Portezuelo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/09/2018 01:36
PUBLICIDAD

Los inscriptos quieren que el Gobierno provincial les dé una solución porque necesitan acceder a las casas que vinieron pagando en cuotas.

Se anotaron en los planes “Progreso” y “Sueños” en octubre del 2011. En marzo del año siguiente comenzaron a pagar las cuotas y en diciembre del 2017 el proceso de interrumpió.

A fines del año pasado fueron notificados que pasarían a formar parte del programa “Vivienda”, uno de los seis lanzados por el gobierno de Alberto Rodríguez Saá, y que recién volverían a abonar cuando fueran adjudicados.

Plantean que en agosto el actual gobernador iba anunciar el plan de viviendas. Sin embargo, hasta el momento no han recibido información y sostienen que hay “un silencio total en cuanto al tema”.

Por esa razón hoy se manifestarán frente a Terrazas del Portezuelo y pedirán ser atendidos para entregar una carta en la que reflejan la problemática que viven.

“La Provincia maneja alrededor de $55 millones” que corresponden a los pagos que han realizado durante todo este tiempo, señaló un inscripto en un contacto con El Chorrillero.

Los vecinos, de San Luis y Villa Mercedes, se presentaron en varias oportunidades ante la secretaría de Vivienda que les respondió responsabilizando a “la gestión anterior”. Además les contestaron que “falta presupuesto” y “no cuentan con terrenos”.

Silvia, una de las afectadas, contó que ella formaba parte de la plan “Progreso” por la que pagaba mensualmente $500 y que en estos años ha tenido que vivir con uno de sus hijos porque no puede afrontar los gastos de un alquiler.

Otro de los casos es el de Omar, oriundo de Villa Mercedes, a quien le adjudicaron su vivienda dentro de la misma operatoria pero luego fue entregada a otra familia. Recordó que vio cómo se construyó la que iba a ser su casa y de una semana a otra se la “quitaron”.

“Ahora podemos ver que muchas de las casas están abandonadas y otras tapadas por las malezas”, finalizó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR