X

Asaltaron a un adolescente en el centro de San Luis

Ocurrió este jueves por la tarde, a plena luz del día. Le pusieron el arma a la altura del estómago y lo amenazaron con dispararle.

Se llevaron una billetera de tipo cuero ecológico que contenía $100 y dos tarjetas de crédito. Una vez cometido el asalto se fueron corriendo en sentido hacia Avenida Lafinur.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/09/2018 20:46
PUBLICIDAD

El chico salía de su clase de Educación Física del Colegio Don Bosco alrededor de las 16, cuando lo peor estaba por acontecer. Caminaba por calle Las Heras en sentido oeste a este y al llegar a intersección San Martín se le acercaron dos hombres que finalmente lo asaltaron.

Uno de ellos vestía un camperón de color negro, tenía el rostro tapado y llevaba una gorra, con lo cuál no pudo identificarlo ni recordar sus rasgos; sólo alcanzó a percibir un piercing en su ceja derecha. Dada la tensión del momento, no pudo grabar en su mente las descripciones del otro delincuente.

Lo cierto es que el primero se le acercó, le posicionó un arma en el estómago (símil pistola) y le advirtió que si levantaba la cabeza le dispararía. Le pidió “todo” lo que tuviera consigo.

Se llevaron una billetera de tipo cuero ecológico que contenía $100 y dos tarjetas de crédito. Una vez cometido el asalto se fueron corriendo en sentido hacia Avenida Lafinur.

“Mi hijo me llamó diciéndome que lo habían asaltado y que lo habían encañonado”, expresó el papá del adolescente, Jorge Pipitone.

Tras la llamada, Pipitone se comunicó inmediatamente con la Policía y según indicó a los pocos minutos dos motoristas lo asistieron y lo acompañaron hasta el encuentro con su familia.

En las últimas semanas la inseguridad ha tocado a diferentes vecinos de la capital puntana y los hechos transcurren en todo momento. El 17 de septiembre le arrebataron un bolso a una abuela de 73 años, comerciantes de la calle República del Líbano sufrieron robos en sus locales, en las redes la gente comparte fotografías de motociclistas extraídas con la esperanza de recuperarlas. Ahora le tocó al joven.

Según manifestó Pipitone, desconoce el contexto cotidiano de la zona en la que asaltaron a su hijo pero sostuvo que en diferentes charlas con personas que se solidarizaron por la situación coinciden en que es una zona insegura.

“Conseguimos información de que hubo 3 o 4 robos en distintas semanas”, remarcó.

A pesar del momento el joven quiere continuar con su rutina, caminar por las calles de San Luis como cualquier otro chico de su edad. Su familia comparte la idea, pero el hecho replanteó su preocupación: “Uno como padre empieza a pensar de otra forma”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR