X

Poggi y los ejes del plan para gobernar San Luis: trabajo, familia, educación e institucionalidad

El senador Nacional, a fondo en un rol que conoce, proyecta un programa para el futuro inmediato de la provincia.

Claudio Poggi presentó el "plan participativo de gobierno" 2019-2023.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 01/10/2018 09:22
PUBLICIDAD

“¿Por qué vamos a realizar un plan participativo de gobierno? Porque queremos gobernar los próximos cuatro la provincia de San Luis, no nos estamos preparando para ser oposición, nos preparamos para ser gobierno”. Así, sin vueltas aseguró el sábado ante el auditorio conformado por dirigentes cuál es el objetivo para 2019.

Claudio Poggi puso en marcha la formulación del “plan participativo de gobierno 2019-2023” con el que aspira a conducir los destinos de San Luis.

Planteó que ese plan tendrá una participación “amplia y masiva”, y que está basado en cuatro ejes rectores “orientativos” donde el trabajo y la educación se presentan como las necesidades del San Luis “del futuro”.

Claudio Poggi presentó el “plan participativo de gobierno” 2019-2023.

Antes de detenerse en el itinerario a recorrer, dejó una de las definiciones políticas más fuertes: “No va más los súper yo. Yo soy genial. Yo soy el mejor. Yo tengo los mejores planes. Yo te digo lo que te hace feliz. Yo soy el único. No van más los personalismos. Acá, en este espacio político, “el yo”, lo convertimos en “nosotros”. Estoy aquí para decirles que es necesario construir un plan de gobierno, y que juntos debemos armarlo escuchando a los sanluiseños, con sus necesidades y sus sueños, barrio por barrio, pueblo por pueblo.”

“Trabajo”

Así, el actual senador nacional sostuvo que “el trabajo es el principal ordenador social”, porque cuando hay trabajo “se ordena la familia, el barrio, los pueblos y ciudades”.

Poggi insistió que la primera misión es la construcción de un plan para cuidar los puestos de trabajo y también generar otros nuevos.

“Para ello debemos relevar, escuchar, comprender cuáles son nuestras potencialidades productivas y de servicios como provincia, y de cada una de sus regiones y ciudades y pueblos. Apuntalar y hacer competitiva esas potencialidades naturales y de nuestros recursos humanos para que se generen las oportunidades de trabajo”, detalló el ex gobernador en el transcurso de la exposición que tuvo lugar a medida mañana en el Espacio CIL de la capital puntana.

Sostuvo la importancia de escuchar cuál es “la infraestructura necesaria a realizar” en materia de energía y agua, tanto para consumo humano, como para uso productivo; como así también las rutas que hacen falta.

“Tenemos que escuchar cómo apuntalamos nuestra industria, la agroindustria, el turismo de cada una de nuestras regiones, la minería puntana, la logística, el transporte ferroviario y la industria ferroviaria de Justo Daract; y cómo le agregamos valor a nuestra minería puntana, a nuestro agro para que nuevas fábricas se amplíen o se instalen en la provincia”, añadió.

Analizó que la falta de trabajo en San Luis “es desesperante”, que “no está en la agenda del gobierno provincial actual, que se quiere quedar por muchos años más”, y fundamentó sus definiciones con los datos duros que reflejan la falta de trabajo.

“En estos dos últimos años y medio, San Luis perdió 20 veces más puestos de trabajo que la media nacional. Es la provincia que más puestos de trabajo perdió”, consideró.

En ese sentido explicó que en 2015, el empleo privado tenía registrado a 61000 trabajadores,  y que actualmente el número cayó a los 54000: “Son 7000 trabajadores en blanco menos, si le suman el trabajo no registrado privado que suele ser otro tanto equivalente, podríamos afirmar sin temor a dudas, que 14000 trabajadores del sector privado de la provincia perdieron su trabajo”.

Claudio Poggi presentó el “plan participativo de gobierno” 2019-2023.

Graficó que en el rubro de la construcción, en el 2015 trabajaban en blanco 8200 trabajadores, un número que hoy descendió a los 4100.

Resaltó que los mayores indicadores son los despachos de cemento a granel: “San Luis consumía en el 2015, 11 mil toneladas al mes de cemento a granel y ahora consume 5000 toneladas. Se cayó a más de la mitad”.

Cuestionó también que en una provincia industrial “no existe un ministerio de industria”, y que eso significa que “nadie está pensando ni en la industria ni en los trabajadores”. Y apuntó lo mismo ante la ausencia de un ministerio del campo: “Es una provincia agropecuaria que tecnificó su actividad, en donde llueve más que antes, en donde existen sistema de riego que permiten la producción intensiva, en donde hay miles de pequeños productores a quienes hay que ayudarlos con capacitaciones, en cooperativismo, en asociativismo”.

Expuso que se paralizó la obra pública, la construcción de viviendas sociales, el apoyo a los jóvenes emprendedores, las inversiones en la autopista de la información y que se cambiaron cinco ministros de turismo.

“Educación y acceso al conocimiento”

Ese es el segundo eje rector que se propone.

“Solo la educación, el acceso al conocimiento de nuestros niños, jóvenes y adultos, inclusiva y de calidad, nos permitirá crecer como ciudadanos y como provincia. De nada vale que tengamos recursos naturales extraordinarios si no tenemos bien formados nuestros recursos humanos”, fundamentó en esa línea.

Resaltó la necesidad de “volver a invertir en educación, de prepararnos para los nuevos desafíos de la modernidad, del nuevo mundo del trabajo”.

Educar en oficios, en habilidades, hacer la infraestructura necesaria tanto edilicia, como la necesaria para garantizar la conectividad a internet en cada rincón de la provincia, forman parte de las prioridades que tendrá su gestión.

Definió que en la nueva etapa “tenemos que escuchar a quienes conocen del tema, a directivos, a docentes, a los alumnos, a los padres, a especialistas, tenemos que de perfeccionarnos, tenemos que vincular el acceso al conocimiento con el nuevo mundo del trabajo”.

Puntualizó que en San Luis la educación quedó reducida a las escuelas generativas: “Es la única política educativa, que nadie sabe bien de que se trata ni para qué sirven, están experimentando con nuestros niños y jóvenes. Y estamos atendiendo bajo el paraguas a 1000 niños o jóvenes, que no sabemos de qué se tratan, y estamos abandonando los otros 120 mil chicos que asisten a la escuela tradicional”.

Así, expuso: “Se tiene abandonado a los supervisores educativos, a los directivos, docentes y por ende abandonados a los alumnos, en una muestra de brutal de desinterés por la educación y con una decisión política de impedir que el pueblo acceda al conocimiento”.

“El trabajo y educación nos hace libres e independientes”, analizó.

“Familia y hábitos saludables”

El senador habló de la familia como un aspecto valorado dentro de su gestión como gobernante. En ese aspecto destacó: “Es el primer eslabón social, es la célula central de una comunidad”.

Por ello afirmó que hay que “proteger a familia sanluiseña de las amenazas que muchas veces la desarman, la desintegran”.

Y además garantizar “el acceso a la vivienda propia y digna”.

“No es lo mismo una familia numerosa que vive en un garage, hacinada o alquilado, que aquella familia que puede acceder a una vivienda propia, y digna, con una cuota accesible en relación a su ingreso”, puntualizó.

Asimismo añadió que la vivienda es lo que consolida el hogar, “tranquiliza y da seguridad”.

Así recordó que su mandato como gobernador se construyeron 13 mil viviendas.

“Debemos también garantizar el acceso a los servicios (agua, cloacas, gas, internet), acceso al deporte, a la cultura y a hábitos saludables de vida, lo cual nos permitirá luchar codo a codo contra la droga y las adicciones, que se han multiplicado y que están enfermando a nuestros jóvenes”, agregó.

Y destacó que también hay que cuidar a los más vulnerables: “El Estado tiene que estar presente, con nuestros madres embarazadas, con los niños. Qué futuro podemos tener si nuestros bebés no tienen buena nutrición y una familia que los estimule”.

“Debemos garantizar el acceso a la salud, a la seguridad, fundamentalmente de las familias más vulnerables, ya que el resto de sociedad, si solucionamos el problema de los que menos tiene, es como que se va acomodando sola”, sostuvo.

Expresó que también “debemos garantizar que cuidaremos de un medio ambiente sano, cuidar el ambiente hoy nuestra flora, la fauna, el agua, el  aire, el suelo, es velar por las próximas generaciones que nuestros hijos y nietos estén mejor que nosotros”.

“Institucionalidad”

Ese es el cuarto eje que planteó.

“La falta de institucionalidad, o la ausencia de instituciones fuertes en la provincia, no es casualidad. Necesitan instituciones débiles, para mantenerse en el poder. Nosotros pensamos que es mejor que todos nos controlemos entre sí, para evitar excesos en el estado y se facilite el control ciudadano”, expresó.

Enumeró que la justicia le tiene que llegar a todos, “a los poderosos y  también a los  humildes”; que será necesario “trabajar y escuchar”.

“Institucionalidad también implica que el otro poder del estado, a través de sus institutos de control como lo es el Tribunal de Cuentas, controle al Poder Ejecutivo. La institucionalidad requiere controles cruzados de parte de los poderes del Estado”, añadió.

Opinó que los gobiernos como el que tiene San Luis, donde para ganar una elección “cometen todos los delitos electorales que se les ocurra”, necesitan de instituciones débiles “para que nadie controle a nadie”.

“Vamos a abrir la caja de pandora, con el rol de algunos jueces y no me gusta personalizar. El sistema de justicia funciona mal”, aseguró, y ejemplificó con ello “los juicios laborales que expulsan a las empresas, donde el que más pierde es el trabajador que hizo el juicio, o la mora y el peregrinar de los ciudadanos”..

“Pensamos que es mejor que todos nos controlemos entre sí, para evitar excesos en el Estado, y se facilite también el control ciudadano. Que el sistema de justicia cumpla el rol de poder del estado independiente, y en todo caso que los jueces pícaros sean controlados y echarlos de ser necesario”, reflexionó al final.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR