X

Muerte en la comisaría en La Calera: la familia de Jabdor apunta a las “irregularidades” de la Policía

Las dudas giran principalmente sobre el origen del incendio, el cacheo previo de los efectivos y porqué había una moto en la misma celda.

Jabdor murió en el Hospital de San Luis debido a las quemaduras que sufrió.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 10/10/2018 00:15
PUBLICIDAD

La muerte de Sebastián Jabdor sigue despertando interrogantes, por lo menos eso es lo que manifiesta la familia.

Su abogado defensor, Jorge Agúndez, se refirió a la actuación de la Policía y enumeró las falencias que encontró hasta ahora.

Entre las principales inquietudes que marcó se encuentra el hecho de que Jabdor compartió el mismo lugar junto a una motocicleta, dato confirmado por la misma Justicia.

Este tópico juega un papel central en la investigación ya que el vehículo fue alcanzado por las llamas, explotó y ocasionó los daños más severos en el edificio.

“Lo que veo es inaudito, sobre todo que una persona vaya presa y que haya una moto adentro de la misma celda”, sostuvo Agúndez en una comunicación que mantuvo con elchorrillero.com, aunque adelantó que estudiará con detenimiento el caso cuando “tenga en mano el expediente completo”.

En esta misma línea apuntó al inicio del siniestro: “¿Cómo comenzó?, ¿se fueron todos (los policías) en ese momento y no tenían la llave? Hay cosas bastantes graves”.

El domingo pasado cerca de las 5:20 de la madrugada, la Subcomisaría 5º de La Calera comenzó a arder en circunstancias poco claras. Allí se encontraba alojado Jabdor en un calabozo con varios elementos que sirvieron de combustible.

Según un parte médico que brindó el director del Hospital de San Luis, Leonel Anello, ingresó con “un 90% del cuerpo quemado (de 2º y 3º grados) y con lesiones en vías aéreas”. No resistió y murió.

El hombre de 37 años vivía en la localidad desde hace “4 o 5 meses junto a su pareja” y se había mudado “para trabajar”.

Otros de los cuestionamientos se dirigen al cacheo previo al que se tuvo que someter para desligarse de sus pertenencias.

“Hay muchas irregularidades, fundamentalmente si lo revisaron mal. Si los efectivos hicieron su tarea como corresponde, le sacan hasta el cinto y los cordones. La pregunta es ¿por qué lo dejaron con todo puesto?”, indicó Agúndez.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR