X

Intentaron chantajear a un cura; lo amenazaron con viralizar material prohibido

Ocurrió en Villa Mercedes y por el caso la Policía detuvo a tres personas. Pretendían que el sacerdote pagara $150 mil en seis cuotas.

La víctima fue el párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, en Villa Mercedes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/10/2018 11:46
PUBLICIDAD

La víctima fue el sacerdote Gustavo Méndez de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y capellán policial. La extorsión la hizo un joven conocido de su entorno a través de mensajes de Whatsapp.

Por celular, el chantajista intimó al religioso a que le pagara seis cuotas de $25 mil o hacía público material de su intimidad: “Yo te los viralizo y te escracho”, fue la primera amenaza.

Méndez, sin oponerse al pedido acordó un encuentro con el chantajista, en la misma iglesia. Pero también fue a la comisaría y radicó la denuncia.

Fue así que cuando el estafador salió de la iglesia, los policías del Departamento de Investigaciones lo esperaban en la puerta y lograron detenerlo junto a otros dos que lo habían acompañado en dos motos.

Adentro, el cura le había entregado a su conocido una bolsa con $200 y muchos papeles que simulaba ser la primera cuota del chantaje.

No trascendieron las identidades de los detenidos, pero en concreto uno de ellos es conocido por Méndez, desde hace 7 años, “porque trabaja en el hogar de ancianos Santa Teresita”, y porque además era una especie de “personal trainer”, según publicó El Diario de la República.

Según lo que trascendió, el sospechoso no contaba con videos del cura sino con imágenes donde se lo ve “haciendo gimnasia”, las que fueron descartadas como material comprometedor, según consignó el matutino.

Los detenidos ya declararon ante el juez. El presunto extorsionador se abstuvo de declarar, mientras que sus acompañantes si lo hicieron. En síntesis dijeron que habían acompañado al otro joven hasta la iglesia pero que no sabían a qué.

En la semana está previsto que Méndez concurra ante el juez para declarar lo que ya había hecho en la sede policial.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR