X

Más de 150 policías, perros y buzos tácticos buscan a Sheila

Los investigadores trabajan sobre un amplio abanico de hipótesis sobre los motivos de la desaparición de la niña, que va desde una disputa familiar a un posible caso de trata de persona, dijeron a Télam fuentes policiales y judiciales.

El operativo comenzó a las 7 y se suma al ofrecimiento de una recompensa de 500.000 pesos.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/10/2018 12:38
PUBLICIDAD

Al menos 150 efectivos de distintas reparticiones de la policía bonaerense, canes de rastreo y buzos tácticos se sumaron hoy a la búsqueda de Sheila Ayala, la nena de 10 años que desapareció el domingo cuando jugaba en un barrio del partido de San Miguel, informaron hoy fuentes policiales.

El operativo comenzó a las 7 y se suma al ofrecimiento de una recompensa de 500.000 pesos que dispuso anoche el ministerio de Seguridad provincial para quien aporte algún dato o información sobre el paradero de la menor.
Según las fuentes, el operativo de búsqueda está integrado por oficiales de las jefaturas distritales de San Miguel, Malvinas Argentinas, José C. Paz y Pilar.

Además, participan de la búsqueda efectivos especializados de la Unidad Cinotécnica y de Policía Científica con canes de rastreo, personal de la Superintendencia de Seguridad Siniestral con un móvil de rescate con embarcación, grupos de buzos tácticos y oficiales de Infantería y Caballería.

El operativo tuvo como punto de partida el Club de Polo San Miguel, sito en calle Pardo y Gaboto, jurisdicción de Comisaría 3° de San Miguel, dependiente de la Jefatura Departamental Pilar.

Los investigadores trabajan sobre un amplio abanico de hipótesis sobre los motivos de la desaparición de la niña, que va desde una disputa familiar a un posible caso de trata de persona, dijeron a Télam fuentes policiales y judiciales.

Sheila mide 1,50 metros de altura, es de contextura física delgada, tiene cabellos castaños oscuros largos hasta la cintura (atados con una goma de sujetar), tez trigueña, ojos marrones, no posee cicatrices y/o marcas algunas y tenía colocados en sus orejas aritos tipo esferas. Vestía una remera color violeta con dibujo de una princesa al frente, una calza negra y ojotas marrones.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR