X

Sergio Freixes: “Soy inocente, yo nunca pedí una renuncia a nadie”

El funcionario que está siendo juzgado por obligar a jueces a firmar las renuncias en blanco durante el primer mandato de Alberto Rodríguez Saá, sostuvo que es “un juicio totalmente político”.

Sergio Freixes
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/10/2018 20:10
PUBLICIDAD

El exministro de Legalidad y actual ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, habitualmente reacio a formular declaraciones, accedió hoy a contestar algunas preguntas de los periodistas durante un cuarto intermedio de la segunda jornada del juicio.

El dirigente planteó que fue una movida política en “un contexto que se hablaba de la intervención de la provincia” y vinculó a la entonces fiscal, Gretel Diamante y al actual intendente Enrique Ponce.

“Toda esta gente estaba con Kirchner. La señora Gretel y el marido participaban por el partido político de Kirchner. Nosotros teníamos una relación pésima con el Gobierno nacional, no coincidíamos en nada en su forma de gobernar y porque a la Provincia la tenían marginada. Se hablaba fuertemente de la intervención donde ellos estaban en ese tema. Tienen que decir la verdad”, arremetió Freixes.

“Es un juicio totalmente político. Considero que no hay coacción porque la señora Ziliotto dice que se le pidió la renuncia, pero ella era funcionaria judicial, cómo no lo denunció en el momento o no hubiera renunciado. Nadie le pone el revolver en la cabeza a nadie para que renuncie”, afirmó el funcionario que está imputado de coacción agravada.

Freixes que era el interlocutor del Poder Ejecutivo con la Justicia, dijo que han sido “trece años de tortura con esto”.

Para reforzar su posición y desvincularse de la causa, reveló que mantuvo “una tremenda pelea” con su abogado, Hugo Scarso porque le propuso “un juicio abreviado.

“De ninguna manera iba a firmar, Zavala iba a aceptarlo, estaba de acuerdo creo. No voy a aceptar una condena por algo que no hice”, aseguró.

Freixes señaló además que “hubo mala intención” de Ziliotto al grabar a través de una cámara oculta a su esposa y entonces senadora, Viviana Moreira.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR