X

Ziliotto confirmó que Freixes y Zavala le propusieron hacer una “operación de limpieza” para “echar a todos”

Freixes y Zavala en la segunda jornada del juicio.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/10/2018 19:17
PUBLICIDAD

El testimonio de la ex defensora oficial Marina Ziliotto fue el más importante de la segunda jornada del juicio contra Sergio Freixes y Mario Zavala, por hacer firmar a los jueces renuncias en blanco.

El caso de Ziliotto es el que sostiene la acusación contra los funcionarios, por el delito de “coacción agravada”. Esta mañana, la abogada profundizó todas las situaciones que vivió desde el día que fue elegida camarista, y rectificó los dichos que están puntualizados en la causa. Así, su relato transitó a lo largo de 3 horas.

El segundo día de debate, que lleva adelante el Tribunal integrado por Alejandro Piña, Paula Marisi y Roberto Naciff tuvo una jornada continuada y nutrida de declaraciones.

En su declaración, Ziliotto habló de las experiencias que vivió, situando fechas y horarios, las charlas que mantuvo con otros magistrados que recibieron la misma “presión” y las situaciones posteriores a la denuncia que formalizó Gretel Diamante y que condujeron al juicio.

En ese sentido recordó el día que Mario Zavala la citó a su oficina no solo para anunciarle que iba a ser jueza, sino para que cumplimentara con un requisito que era fundamental.

“Sacó una carpeta y me exhibió una renuncia sin fecha, dirigida al gobernador y con mi cargo. Cuando le pregunté cómo era eso, me dijo que para llegar a juez en ese momento había que hacer eso”, contó en los primeros minutos de tu testimonio, con una voz que la tuvo siempre al borde del llanto.

En la misma línea aseguró que el viceministro le enseñó otras dos renuncias “exactamente iguales” que debía pasar a firmar otros magistrados: “Lutens ya viene porque está cerca, y Spagnuolo se va a demorar un poquito porque está en Villa Mercedes, pero hoy viene”.

“Cuando le dije que no me podía hacer eso se exaltó de una manera, que creo que el poder transforma a las personas, y empezó a gritar”, remarcó Ziliotto que en momento estaba casada y tenía dos hijos muy chicos.

Indicó que Zavala, con quien reconoció tenía una buena relación, le expuso en ese encuentro que le habían dado “para que maneje todo el tema de la Justicia” en San Luis: “Mirá lo bien que me va a en la política, esto se hace así”.

“Después de dos o tres veces que le dije que no, me preguntó: ‘sabés quién encontró a Gramaglia, fui yo. Y me aterré”, remarcó, y ese fue uno de los momentos más duros de su relato.

Ese caso, que también se tomó el tiempo de explayarlo, fue resonante en la provincia. La víctima era un kinesiólogo de Córdoba que de un día para el otro desapareció. Una de las pistas de investigación llegó a la secretaria electoral nacional, Sonia Randazzo, con quien al parecer Gramaglia mantenía una relación sentimental. Finalmente detuvieron al marido de la mujer y a otra persona, y fueron imputados en el hecho.

“Lo trágico de esto es cómo se encontró el cuerpo, en un dique de 6 hectáreas donde era imposible, era como buscar una aguja en el pajal, el fondo era pantanoso. Un día el ministro de la legalidad, Sergio Freixes dice que recibió un llamado telefónico anónimo; se paró en el murallón e indicó un punto. Bajó un buzo y sacó un envoltorio, que era Gramaglia”, indicó Ziliotto para fundamentar por qué sintió miedo cuando Zavala le trajo a la memoria ese hallazgo.

Añadió que ese envoltorio estaba con una columna de 50 kilos, y que en total pesaba como unos 180: “Ni los dos detenidos podrían haber trasladado eso hasta ahí. Siempre se investigó cómo había llegado ese dato, somos defensores y sabemos cómo se manejan los datos, pero nunca se supo”.

“Yo me aterré, pensé en esa foto, en mi familia, en mis chicos. Dije firmo, total hay otros más y vemos después qué hacemos”, expuso que así pensó unos segundos antes de ponerle su firma a la renuncia anticipada.

Continuó que tras ello, tal como le había adelantado Zavala, llegó Lutens a la oficina: “El firmó y los dos bajamos en silencio. Después empezamos a hablar de qué íbamos a hacer. Él se pidió una licencia y entró en depresión”.

Por primera vez, la ex defensora contó que tenía grabada una conversación con ese colega, y la fiscalía solicitó que se incorporara a la causa; sin embargo los defensores de los acusados se opusieron. Finalmente el Tribunal resolverá la importancia o no, en el final del debate.

Freixes y Zavala escuchan la declaración de Marina Ziliotto.

Así como como con Lutens, Ziliotto aseguró haber tenido diálogos con otros dos magistrados: Verónica Alonso y Néstor Spagnuolo. Sobre la primera puntualizó que supo por parte del padre de la magistrada que no podía denunciar porque necesitaba el trabajo: “Su papá me dijo que si declaraba no la van a nombrar en nada”.

Y sobre el segundo añadió que “terminó renunciando porque no aguantó el cargo de conciencia y la presión que ejercían”.

El otro episodio fuerte que relató Ziliotto fue el encuentro con Freixes y Zavala donde le pidieron que iniciara una campaña de desprestigio contra los camaristas Carlos Salomón y Domingo Flores.

Habló de la “operación limpieza” que el Gobierno quería hacer y que eso se traducía en “echar a todos”. Puntualizó que Freixes le dijo lo siguiente: “Por ejemplo a la Mirta Esley que es una gorda corrupta, y a Sabaini Zapata que es un incompetente, hay que echarlo”.

En concreto detalló cuál era el pedido: “Queremos que hagas una campaña de desprestigio contra tus dos compañeros de cámara, que les inicies Jury porque los queremos bajar”.

“Yo no me presto para esto, hagan lo que quieran”, aseguró que fue su respuesta.

Al día siguiente, según agregó, le confirman que “iban a sacar” su renuncia (que lo iban a hacer “con los más amigos”) pero que a ella “no se la iban a aceptar” porque tenía un buen currículum.

Recordó que esa noche hubo conferencia de prensa por Canal 13. “Freixes dijo que en un loable acto para transparentar el Poder Judicial habíamos renunciado, la doctora Corvalán, Alonso y yo”. Finalmente su renuncia fue aceptada y publicada en el Diario de la República.

A partir de ese momento, según detalló, sufrió un permanente acoso, e inclusive amenazas “hasta el día de hoy”. Así se refirió al último ataque desde una página web, propiedad de Gustavo Thompson: “Es empleado del ministerio de Seguridad y gana una fortuna”.

También habló de los “testigos falsos” que transitaron por la causa y apuntó contra el actual ministro de Seguridad, Diego González, quien en aquel momento era asesor del ministro Freixes.

En la audiencia, Ziliotto pidió que le exhibieran las copias de las renuncias que están en el expediente, y reconoció la suya. Allí le pudo mostrar a los integrantes del Ministerio Público Fiscal y a los defensores Hugo Scarso, Claudia Ibañez y Sebastián Crespo, que las copias en su redacción eran “iguales”, y que inclusive tenían “dos puntos al final”.

“No se existe una manera para que dos personas puedan redactar de la misma forma”, sintetizó.

Además se solicitó que se mostrara la cámara oculta donde la esposa de Freixes, Viviana Moreira visita a Ziliotto para ofrecerle el cargo que “quisiera”.

“Me daban risa algunas cosas”

Zavala intentó en varios momentos de la audiencia acercarse para estar frente a frente con la ex camarista. Y por ejemplo todos los pasajes de video estuvo parado, mirándola con atención. “Me traía algunos recuerdos, porque he tenido una relación con ella. En otras cosas también me causo risa porque son alevosamente falsas. Varias de las cosas que dijo. Por ejemplo que yo tenía que ver con la policía, con Gramaglia”, respondió a elchorrillero.com.

Desconoció así que haya sido él quien encontró el cuerpo del kinesiólogo: “Yo era un simple empleado del ministerio de la Legalidad”.

“El caso que me están juzgando a mí, yo no le he pedido la renuncia ni a la doctora Ziliotto ni a ninguno de los otros jueces que aparecen”, añadió para desmentir los dichos que están denunciados y que son la principal acusación en su contra.

“Todos los que presentaron la renuncia la presentaron voluntarios. La denunciante es la esposa del intendente Enrique Ponce, entonces vienen a apoyar a la esposa”, aseguró.

Aprovechó para remarcar que todo “es una cuestión política que viene encabezada por el actual intendente”. Y añadió: “Ustedes habrán visto que la mayoría del público son todos empleados de la municipalidad de la ciudad de San Luis”.

En la primera parte del día, Diana Bernal fue el segundo testimonio. Frente al juez contó que conocía a Ziliotto desde antes que ingresara a la Justicia, y que había sido estado en el concurso al que accedió la ex defensora. “Hizo un examen brillante”, recordó.

También le aclaró al Tribunal que actualmente las une una amistad muy íntima.

“Ella me dijo, ‘creía que Zavala era mi amigo’, y que sentía miedo. Que antes de hacer lo que le pedían prefería irse a la casa. También que no podía poner en riesgo a sus hijos”, contó Bernal.

Aseguró que el tema de las renuncias anticipadas, “fue un escándalo” para todos los que trabajaban en el Poder Judicial.

Por otro lado, Freixes que accedió a responder preguntas de los periodistas, sostuvo que es “inocente y nunca pidió la renuncia a nadie”. Adelantó que tiene previsto declarar.

Solo hubo un cuarto intermedio a las 15 y luego retomó con las declaraciones de más testigos. Este miércoles continuará, también de las 9:30, y podría ser de la misma manera.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR