X

Atacaron de un “puntazo” a un taxista en el Barrio 1º de Mayo

El conductor resultó herido cuando se defendió de dos delincuentes que quisieron robarle. La Policía no pudo identificar a los asaltantes.

foto captura
Las actuaciones estuvieron a cargo de la Comisaría 4º.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/10/2018 02:32
PUBLICIDAD

El último viernes dos hombres tomaron un taxi en la parada de la ex terminal de ómnibus, por Avenida España, y le pidieron al chofer que los acercaran hasta la plaza del barrio 1º de Mayo.

De acuerdo a lo que informó personal de Comisaría 4º a elchorrillero.com, ambos pasajeros se sentaron en la parte trasera del vehículo. Según las descripciones del taxista “uno de ellos era alto y el otro de menor estatura”.

Cuando el auto estaba aproximándose al destino advirtieron que un móvil del COAR se encontraba patrullando la zona en el marco de un operativo. Al observar la presencia policial, los hombres pidieron seguir por otra calle. El conductor aún no imaginaba lo que iba a suceder.

“Por acá no, son tres cuadras más allá”, le dijeron inmediatamente para desviarse. Tras recorrer el trayecto por la calle principal de acceso, le indicaron que girara hacia el norte en sentido hacia el Barrio la República.

Ya en las inmediaciones del final del complejo, la víctima descubrió que eran falsos pasajeros. El más alto de los hombres lo tomó del cuello y lo amenazó para que le entregara sus pertenencias, en particular la billetera.

El taxista se resistió y se defendió con un destornillador que minutos antes había utilizado para ajustar unos remaches en el vehículo. Con la ayuda de la herramienta se sacó el cinturón de seguridad y evitó el robo.

En un momento de tensión el más alto le propinó un golpe entre los asientos que impactó a la altura del estómago, en el costado derecho. Cuando el conductor logró salir del auto, los delincuentes se dieron a la fuga.

En un principio no percibió que estaba herido. A los pocos minutos por el ardor que sintió infirió que lo habían lastimado.

“La camisa tenía un orificio que indicaba un elemento punzante, pero no era la marca que podría haber dejado la hoja de un cuchillo. La herida no fue muy profunda ya que no le propinaron el puntazo con precisión”, graficaron desde la seccional.

Dada la lesión se hizo atender por personal médico y al mismo tiempo fue asistido por la Policía. Los uniformados lo instaron a denunciar el hecho, a pesar de que en una primera instancia no quería hacerlo.

Con las características que brindó el trabajador, los efectivos hicieron un recorrido para encontrar a los delincuentes, pero al no tener mayores descripciones (sólo tenían datos sobre el color de un buzo y el tipo de pantalón que usaba uno de los ladrones) no los pudieron identificar.

“Se logró convencerlo para que efectuara la denuncia ya que eso le permitirá tener un antecedente y si estas personas son detenidas o los reconoce en algún momento, se puede avanzar en una causa”, explicó un oficial.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR