X

El Gobierno negocia con un sector del peronismo endurecer la ley migratoria

Tras los incidentes en el Congreso, la Casa Rosada quiere agilizar la expulsión de los extranjeros que delinquen.

Tras los incidentes en el Congreso, la Casa Rosada quiere agilizar la expulsión de los extranjeros que delinquen.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/10/2018 11:02
PUBLICIDAD

La semana pasada el ministro del Interior Rogelio Frigerio anticipó que buscan que los extranjeros detenidos por los incidentes en el Congreso sean deportados “lo antes posible”. El Gobierno avanza en esta medida y negocia con sectores del peronismo para endurecer la política migratoria. Como antecedente, el jefe del bloque peronista en el Senado Miguel Ángel Pichetto le metió presión al Ejecutivo al pedir que los dos venezolanos, el paraguayo y el turco que estuvieron detenidos por la violencia frente al Palacio legislativo, durante el debate del Presupuesto 2019, estuvieran “listos para salir del país”. Además, como anticipó TN.com.ar, empezaron los trámites para expulsarlos.

Mientras sigue suspendido por la Justicia el decreto 70/2017, que endurece los controles en frontera e impide el ingreso de personas con antecedentes penales, el Ejecutivo quiere que el proyecto se debata en el 2019 en el Congreso. Tanto Frigerio como los referentes del PRO en Diputados aseguran que una parte del peronismo apoyaría esta iniciativa. La idea del Gobierno es elaborar un proyecto en conjunto con la oposición. De hecho el propio Frigerio y Pichetto dialogaron sobre esta posibilidad.

Como anticipó TN  en paralelo la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) inició de oficio el trámite administrativo para cancelarles las residencias a los cuatro extranjeros que fueron arrestados el miércoles pasado durante los incidentes en el Congreso. El titular del organismo, Horacio José García, le ordenó al área de extranjeros judicializados que esté en contacto con el fiscal de la causa, Federico Tropea, para conocer las imputaciones contra los cuatro excarcelados.

“Migraciones actuará de acuerdo a lo establecido en la Ley 25.871”, informaron desde ese organismo a este sitio. El artículo 64 de la norma determina que “los actos administrativos de expulsión firmes y consentidos dictados respecto de extranjeros que se encuentren en situación irregular se ejecutarán en forma inmediata cuando se trate de”, entre ellos, “extranjeros sometidos a proceso, cuando sobre los mismos recayere condena firme de ejecución condicional. La ejecución del extrañamiento -expulsión- dará por cumplida la pena impuesta originalmente por el tribunal competente”. Los cuatro extranjeros fueron identificados como Luis Fretes, de Paraguay; Víctor y Felipe Puleo Artigas, hermanos oriundos de Venezuela; y Baran Anil, de Turquía.

Para deportar a los extranjeros investigados por los incidentes, los acusados primero deben ser condenados por la Justicia. En esta línea el Ejecutivo propuso que haya “un juicio abreviado” para acelerar los plazos. Mientras, el Gobierno espera un fallo de la Corte Suprema de Justicia que declare la constitucionalidad del DNU de Mauricio Macri, para avanzar en el endurecimiento de la ley migratoria.

La Casa Rosada espera avanzar en un proyecto en conjunto con la oposición, especialmente con el peronismo, consigna Clarín. A poco de los incidentes en el Congreso, Pichetto advirtió sobre “la repetición de este tipo de hechos”, al recordar los enfrentamientos de manifestantes con la policía en diciembre del año pasado, mientras la Cámara baja trataba la reforma previsional.

“Espero que los cuatro extranjeros, y en esto no tengo ninguna mirada xenofóbica, pero los dos venezolanos que hemos recibido generosamente los argentinos, con esta visión también alegre que tiene el Gobierno que han entrado más de ochenta mil, el paraguayo y el turco ya estén en el departamento de migraciones listos para la salida del país. Un país en serio debería actuar así”, dijo el jefe de bloque peronista en una entrevista a Radio Mitre.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR