X

Femicidio en Mendoza: imputarán por femicidio al novio de la empresaria

El fiscal Oscar Sívori aseguró que hay elementos que indican que el crimen de Ivana Milio fue cometido por su pareja.

Julio Mendoza, de 32 años, se entregó poco antes de las 23 del lunes en la Comisaría 12.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/10/2018 14:02
PUBLICIDAD

El fiscal Oscar Sívori indicó que la multiplicidad de pruebas que hay en la escena donde asesinaron a la empresaria de San Martín, Ivana Milio, “es más que suficiente para tener por acreditado la participación de Julio Mendoza en ese brutal hecho”.

El único sospechoso por el femicidio de Milio se trata de su pareja Julio Mendoza, de 32 años, quien se entregó poco antes de las 23 del lunes en la Comisaría 12, de San Martín, junto con un abogado, luego de casi 24 horas que era intensamente buscado.

No dijo nada y quedó detenido a disposición de la Justicia. Fue trasladado al Cuerpo Médico Forense para que se constatara el estado de salud al ingresar a la Comisaría.

Además, lo revisaron para verificar si tenía lesiones que coincidan con el ataque que sufrió Ivana Milio, en su casa del barrio Solares del Centro, de San Martín. Esto que es fundamental para la investigación, para evidenciar si fue el autor del crimen o no.

Sívori aseguró que desde el momento que ingresaron a la escena del crimen, en la casa de la víctima, en la noche del domingo, estaba claro que se trataba de un femicidio.

“La metodología está clara. Nos permite trazar un esquema de personalidad del atacante, el análisis la escena del hecho y la metodología a seguir con las pruebas son muy claras para nosotros que esto se trataba de una objetivización de la mujer”, explicó el fiscal jefe a Radio Nihuil.

Agregó: “En la escena del crimen la violencia está dirigida a partes especificas del cuerpo de la mujer que tienen que ver con el silenciamiento de la misma, y eso es claro para nosotros por la violencia de género y femicidio”.

Los golpes que recibió Ivana Milio fueron especialmente en la cabeza y en la cara, lo que finalmente le causó la muerte.

Detalló que según el relato de algunos vecinos había situaciones complejas por el trato que tenía con los vecinos, ya que con alguno tuvo discusiones, y también con Ivana, como tocarle bocina, o golpear con vehemencia las ventanas, puertas o portón de su casa, hechos que no fueron denunciados debido a que uno tiende a “naturalizar” estos episodios.

“Vemos estas situaciones y todos nos quedamos callados, y es importante denunciar porque son conductas que debemos erradicar”, expresó Sívori.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR