X

El acusado de matar al futbolista brasileño confesó el crimen y dijo por qué le cortó los genitales

El hecho conmovió al país vecino la semana pasada. El hombre adujo que el jugador, Daniel Correa Freitas, quiso violar a su esposa.

El cuerpo del jugador del Sao Bento fue hallado en un descampado con cortes en el cuello y sus genitales.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/11/2018 13:02
PUBLICIDAD

Empresario brasileño confesó ante las cámaras de televisión el crimen del futbolista Daniel Correa Freitas. Se trata de Edson Brites Júnior, quien fue detenido por las autoridades el jueves pasado, y hasta ese momento era el principal sospechoso del aberrante asesinato. El cuerpo del jugador del Sao Bento fue hallado en un descampado con cortes en el cuello y sus genitales.

El hecho investigado ocurrió el 27 de octubre, cuando en la casa del detenido se celebraba el cumpleaños 18 de su hija de. Según la declaración del asesino, Correa Freitas intentó violar a su esposa, también presente en la celebración, hecho que desencadenó su ira.

Hay aspectos en la investigación que no concuerdan con sus dichos, dado que el futbolista, horas antes del asesinato, envió a sus amigos un mensaje de WhatsApp en el que se lo veía acostado en una cama, al lado de la mujer presuntamente abusada por él. En la imagen, en la que la mujer se encuentra dormida, no aparenta haber signos de violencia.

La sospecha de la familia de la víctima fatal es que Brites no toleró la infidelidad y decidió matar a Correa Freitas. Además del empresario, también fueron detenidas su hija y su esposa. Las aprehensiones de ellas habría precipitado la autoincriminación del hombre, que también cuenta con otras tres causas en su contra por abuso de armas de fuego.

Los investigadores también buscan a otras tres personas que podrían haber sido partícipes, al menos, del encubrimiento del hecho.

La declaración a los medios de Brites Júnior

“Cuando abrí la puerta (de la habitación), (Freitas) estaba encima de mi esposa mientras ella pedía auxilio. Lo que hice fue lo que haría cualquier hombre, porque la mujer que estaba allí no era mi esposa. Eran todas las mujeres de Brasil. Podía ser su hija, su hermana, su madres, su esposa. En ese momento era mi esposa, Cris, con la que llevo casado 20 años. La mujer a la que he dedicado mi vida, que siempre me amó y respetó”, fueron las primeras palabras del acusado a Rede Globo.

Y continuó: “Los medios han dicho muchas cosas. Mi esposa nunca tuvo nada con Daniel, mucho menos mi hija. Siempre hay rumores pero la verdad aparecerá. Lo quité de encima de mi esposa, lo arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR