X

Señalan que un hombre falleció por “la burocracia” de una obra social

Necesitaba una “válvula aórtica” de más de $ 1 millón para revertir un complicado problema de salud. Si bien consiguieron el material, postergaron su operación y el paciente perdió la vida.

Foto Captura
La familia contaba con la obra social Isspica.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/11/2018 23:45
PUBLICIDAD

Hace aproximadamente tres semanas la esposa de la víctima, Romina Chavero, dio a conocer la difícil situación que atravesaba su marido, Edgardo Acosta, quien trabajaba en un frigorífico de Villa Mercedes.

De acuerdo a lo que indicó, el 22 de mayo sufrió un pre infarto y los médicos tuvieron que efectuarle una “valvuloplastia por cateterismo” para destapar una válvula del corazón. El hombre nació con una malformación y ese problema, que provoca una alteración en la circulación de la sangre, afectó gravemente su salud.

Al tener complicaciones en la coagulación debían efectuarle una cirugía mediante cateterismo. La Obra Social Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados (Isspica), es la mutual con la que la familia contaba para cubrir el costoso procedimiento.

El precio de la válvula era de $1.050.000, con lo cual la única forma de acceder al tratamiento era a través de la obra social. Chavero había detallado en diálogo con el periodista Daniel Rodríguez que pidieron ayuda a la Superintendencia de Servicios de Salud, desde donde le indicaron que dada la gravedad del caso se resolvería la situación a la brevedad.

“Ya está autorizado, ya lo vamos a mandar”, sostuvo que afirmaron.

Acosta, padre de tres hijos, estaba internado en terapia intensiva y su esposa pedía auxilio desesperadamente. “La obra social tendría que responder (…) están esperando que se corte, no sé qué hacer, no sé donde recurrir”, había manifestado con lágrimas en su rostro.

Este domingo Rodríguez dio a conocer que el paciente finalmente murió. Según informó, la semana pasada deberían haberlo operado pero la cirugía fue postergada y su corazón “no aguantó”.

El personal del Sindicato de Obreros y Empleados de la Carne consiguió la válvula, pero fue demasiado tarde para intervenir en la salud del paciente.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR