X

“Operación Hereford”: pidieron la liberación inmediata de los acusados porque “no hay pruebas”

Más gente se sumó a la segunda marcha que se desarrolló esta mañana para exigir la excarcelación de los seis detenidos. En esta ocasión, fueron recibidos por los camaristas, Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana.

Familiares marcharon por las calles del centro de la capital puntana.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/11/2018 17:40
PUBLICIDAD

Familiares, amigos y conocidos de los acusados por la causa “Operación Hereford” se movilizaron por las calles del centro de la ciudad de San Luis para insistir con su reclamo. El jueves pasado salieron por primera vez a pedir que sean liberados.

Al igual que la convocatoria de la semana pasada, el punto de concentración fue en Plaza Pringles frente a la Iglesia Catedral.

El reclamo es el mismo: la liberación de José Alberto Chiotti y su hijo José Alberto, Luis Alfredo Pereira, Gilberto Miranda, Benito Nicolás Quinteros y Pablo Escudero quienes permanecen alojados en el Servicio Penitenciario Provincial.

Eugenia Escudero se encadenó en las rejas del Poder Judicial.

Están acusados bajo las carátulas de “abigeato agravado” y “asociación ilícita” por ser considerados sospechosos de haber robado ganado al empresario, Julio César Vergés, hermano del exintendente de la ciudad de San Luis, Alfonso Vergés.

En el inicio de la protesta rezaron tres Ave María y el Padrenuestro. Alrededor de las 9:30 y al grito de “justicia y libertad” caminaron por Rivadavia y se dirigieron hasta el Poder Judicial. Allí entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y mencionaron a cada una de las familias de los acusados. Una murga los acompañó durante su recorrido.

Eugenia, hermana de Escudero, se encadenó a las rejas frente al edificio de Tribunales con dos carteles que rezaban: “libertad” y “justicia, Pablo Escudero inocente”.

“Estamos pidiendo por segunda vez la libertad de nuestros maridos que son inocentes”, señaló la esposa de Pereira, Margarita Godoy.

Exhibieron carteles con leyendas como: “Justicia, inocentes presos”; “libres ya, son inocentes”; “no vamos a parar hasta que sean libres”; “libertad inmediata”; “justicia para los detenidos Operación Hereford”; “libertad a los 6 presos inocentes”; “familia de años de trabajo destruidas”.

“Esto no sólo ocasiona daños psicológicos a las familias, sino también económicos. En mi caso, mi marido es quien manejaba el transporte y ahora que está detenido no tenemos trabajo”, sostuvo Godoy.

Familiares marcharon por las calles del centro de la capital puntana.

La investigación fue denominada “Operación Hereford” por parte del Gobierno provincial que mediatizó el caso con las intervenciones del ministro de Seguridad, Diego González y el jefe de Policía, Fabricio Portela en el inicio de los allanamientos.

Los funcionarios encabezaron los procedimientos desde un avión, mientras las brigadas de la fuerza de seguridad llevaba a cabo en forma simultánea los operativos en casas y propiedades.

Hoy la esposa de Chiotti padre, Marcela Bainotti afirmó que seguirán insistiendo por la liberación “porque son inocentes”.

“No hay pruebas para mantenerlos encerrados y todo lo que esté a nuestro alcance lo vamos a realizar para probar su inocencia”, indicó.

“Nosotros no vamos en contra de la causa, que se siga investigando, pero ellos deben estar libres, porque son inocentes”, ratificó la mujer.

“Queremos que nos den una explicación clara y justa. La verdad tiene que salir a la luz, esto no puede ser, es una injusticia”, indicó Eugenia con lágrimas en sus ojos mientras se encadenaba al Poder Judicial.

“Hace dos meses que estamos esperando una respuesta y tienen detenido a mi hermano sin ninguna prueba”, dijo.

“Nosotros vamos a llegar hasta lo último, tenemos que sacar a nuestras familias de ahí, no pueden estar encerrados cuando no existe ni una prueba contra ellos”, finalizó.

Cerca de las 11, Godoy, Bainotti, Luján Reynoso (esposa de Escudero) y Vanesa Cantarutti (esposa de Chiotti hijo) fueron recibidas por los jueces de Cámara, Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana que deben resolver un pedido de excarcelación, luego que la jueza Virginia Palacios no hicieron lugar al pedido en primera instancia.

“Les comentamos la situación en la que estábamos, que no había pruebas para detenerlos, que son inocentes, que es una situación desesperante y que ya hay daños irreparables a las familias”, puntualizó Bainotti.

Los magistrados, según dijo la mujer, les manifestaron que “deben esperar” la resolución que se produciría “antes de fin de año”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR