X

Liberaron a la tía de Sheila, la nena asesinada en San Miguel

Leonela Ayala fue puesta en libertad, aunque sigue imputada en la causa. No recuperó la tenencia de sus cuatro hijos.

Sheila había desaparecido el 14 de octubre y su cuerpo fue encontrado días después, en un sector en el que se arrojan residuos del predio tomado en el que vivía con su papá.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/11/2018 10:36
PUBLICIDAD

Leonela Ayala, la tía de Sheila, la nena de 10 años que fue asesinada en el distrito bonaerense de San Miguel, recuperó en las últimas horas la libertad, aunque seguirá como imputada en torno al crimen. La mujer de 25 años estaba detenida junto a su esposo, Fabián Ezequiel González Rojas, de 24 y principal sospechoso de haber asesinado a la nena, que fue hallada muerta el 18 de septiembre pasado en el barrio el barrio “Campo Tupasy”, de la zona de Villa Trujui.

Al vencer el plazo de detención, Leonela fue liberada, pero continuará en calidad de imputada en la causa y por el momento, no podrá recuperar la tenencia de sus cuatro hijos. Cuando se encontró el cuerpo de la nena, lo primero que declaró a la policía fue que, junto a su esposo, “estaban drogados y borrachos” en el momento del crimen y que no recordaban lo que había ocurrido. Pero más allá del impacto de su comentario, es una declaración que no tiene validez judicial.

La tía de Sheila recuperó la libertad, aunque seguirá como imputada en el crimen.

Más adelante, ante el fiscal Gustavo Carracedo, poco después de dar luz a su cuarto hijo, la mujer cambió su versión y aseguró que en el momento del secuestro de la nena, había estado ausente, de visita en la casa de un sobrino y junto con sus hijos, lo que fue respaldado por los movimientos de su tarjeta SUBE.

Sheila había desaparecido el 14 de octubre y su cuerpo fue encontrado días después, en un sector en el que se arrojan residuos del predio tomado en el que vivía con su papá. La autopsia realizada en el cuerpito de la nena determinó que fue estrangulada con un lazo y no se detectaron signos de violación. González, el único detenido por el caso, se negó a declarar ante el fiscal y tenía rasguños en un brazo al momento de su detención.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR