X

No hay guardavidas en los diques y ríos de San Luis y buscan regular la actividad

La reciente muerte de Ignacio Roldán, el joven que se ahogó en el Dique Luján, despertó la preocupación sobre la presencia de bañeros en los espejos de agua. Hace 7 años que el sindicato ha alertado el panorama.

Gentileza
San Luis cuenta con 200 guardavidas profesionales, asimismo no están cubiertos los diques y ríos.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/11/2018 23:36
PUBLICIDAD

A nivel nacional el ejercicio profesional de los guardavidas está regulado por la Ley 27.155, que además de otorgar un marco normativo a la actividad, establece un número de especialistas para los diques y ríos, a modo de prevención y asistencia en casos donde la vida está en riesgo.

Según la ley, una pileta debe contar con un guardavida cada 100 personas. En el caso de ríos o diques, debe haber personal cada 100 metros de extensión. Sin embargo en San Luis no sucede.

Como la provincia no está adherida a la ley nacional vigente, la actividad queda a expensas del sector privado que los contrata en temporada, pero en el caso de los diques y ríos la realidad indica que no hay guardavidas.

Asimismo la escasez no se relaciona a la falta de profesionales ya que actualmente la provincia cuenta con 200 guardavidas y cerca de 40 estudiantes que están próximos a su egreso. El problema puntual es la falta de legislación.

En ese sentido el Sindicato Único de Guardavidas y Afines de la República Argentina (Sugara) viene planteando la necesidad de una ley desde hace 7 años, pero aún continúan sin respuestas.

En mayor medida, se ahogan los que saben nadar

El titular del sindicato en San Luis, Juan Worman, explicó en declaraciones a elchorirllero.com que los espejos de agua requieren de un control más allá de las fechas consideradas para la temporada.

Incluso teniendo en cuenta estas referencias, en San Luis los hechos indican que hay una desprotección al no existir un marco regulatorio que obligue a los municipios y al propio Estado provincial, a contratar personal en los diques y ríos.

Según las estadísticas que posee Sugara, la mayor cantidad de personas que han sufrido ahogos, tienen conocimientos de natación. En este sentido la imprudencia a la hora de nadar en zonas prohibidas, la falta de elementos de seguridad (en el caso de navegar en embarcaciones) o simplemente un problema físico (un calambre por ejemplo), son motivos suficientes para poner en riesgo la vida y es fundamental la presencia de un guardavidas.

“No sé qué más están esperando, no sé cuántas muertes más debe haber para que traten de una vez la ley en la Legislatura”, manifestó Worman.

¿Falta de recursos humanos o falta de legislación?

Tener la presencia de guardavidas no exime la posibilidad de una muerte por ahogamiento, aunque las previene en un amplio porcentaje. Pero más allá de la información obtenida en las estadísticas, San Luis no cuenta con guardavidas en los espejos de agua.

La situación se relaciona estrictamente a un aspecto normativo, ya que al hablar de recursos humanos se señala que actualmente hay 200 egresados de la escuela de la mutual de Sugara, Asociación Mutual de Guardavidas Argentinos Agremiados (Amgaa).

La presencia de guardavidas evitaría en gran medida las muertes por ahogamiento. (facebook Juan Worman)

El curso profesional brinda las capacidades necesarias para la prevención y la asistencia en los diferentes casos que se pueden presentar, asimismo hoy por hoy los lugares que cuentan con guardavidas son del sector privado.

“San Luis está entre las pocas provincias que no cuentan con la totalidad de sus diques cubiertos con personal específico. Lo curioso es que se trata de la provincia que más cantidad de diques posee” aseguró Worman.

En lo que va del 2018 hubo 9 muertos por ahogamiento

Sugara San Luis posee la estadística que indica que en lo que va del año se duplicó la cantidad de fallecidos en diques con respecto al 2017 (que hubo 4 muertes).

La tragedia más reciente fue la muerte de Ignacio Roldán, un joven que falleció tras practicar kayak en el Dique Luján, más precisamente en el sector denominado “cola del dique”. Su cuerpo fue hallado a seis metros de profundidad luego de 16 horas de búsqueda.

Para Worman de alguna manera la situación está manifestando la urgencia con la que se debe establecer personal en cada dique de San Luis. La muerte del joven integra la estadística de 9 ahogamientos en lo que va del 2018 y lo preocupante es que el año aún no finaliza.

“Es algo totalmente prevenible, hace 26 temporadas que vengo trabajando y es lo que podemos advertir porque conocemos del tema”, dijo Worman.

Esta mañana mantuvo una reunión con el vicegobernador Carlos Ponce, en la que le manifestó la preocupación y le pidió su aporte a la hora de agilizar el debate.

La respuesta fue que el tema se ha planteado en Senadores, con lo cual teniendo en cuenta la agenda de sesiones, el proyecto quedaría para el 2019.

“Hace falta que esto salga ahora, la esperanza no la perdemos, vamos a seguir trabajando en esto que es necesario para la provincia, sus habitantes y los turistas”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR